¿Quién Mató Al Megaterio?

por para Ciencia Hoy el . Publicado en Número 2.

¿A qué época se remonta la presenica humana en la Argentina? Desde una posición extrema que llegó a sostener el mismo origen de la humanidad en la pampa, se pasó luego, como contrapartida, a creer que el poblamiento de América era un fenómeno relativamente reciente. Hoy, a la luz de nuevos hallazgos arqueológicos, se ha replanteado también la última postura; en la Argentina, las evidencias demuestran que en algunos casos, como el de las llanuras bonaerenses, el hombre coexistió hace milenios con una fauna extinguida, que en parte explotó para su supervivencia.

Cuando a fines del siglo pasado el célebre investigador Florentino Ameghino propuso que la cuna de la humanidad encontraba en la pampa argentina, la atención de la comunidad arqueológica mundial se volcó sobre esta regíon. ¿Era posible que, contrariando a la mayoría de los hallazgos de la época, los gragmentarios cráneos y otros restos óseos exhumandos en la llanura pampeana pertenecieran a los primeros hombre que poblaron el plantea? El cúmulo de información expuesta por Ameghino era importante y mereció una disusión internacional. De esta manera, en 1910 llegó a la Argentina el paleoantropólogo (especialista en la evolución biológica del hombre) Ales Hrdlicka, de la Smithsonian Institution de Washington; luego de un rápido análisis de los materiales y de las evidencias presentadas por el científico local, destruyó las propuestas del mismo, concluyendo además que no había razón para creer que el hombre en América del Sur tuviese más que nos pocos milenios de antigüedad. Tampoco era probable, según su opinión, que hubiera convivido con los grandes mamíferos del Pleistoceno.

La contundencia del modelo del prestigioso Hrdlicka, excelentemente presentado en su Early Man in South America (1912), no solo derrumbó las hipótesis ameghinianas, sino que condujo al abandono de la búsqueda sistemática de rastros de los primeros americanos en la pampas argentinas: junto con Ameghino, toda una línea de investigación fue condenada al descrédito. Los enigmáticos hallazgos de bolas de boleadoras y otros artefactos aparentemente muy antiguos, que entre 1910 y 1930 efectuó el aficionado Lorenzo Parodi, en las barrancas de Miramar (partido de General Alvarado, provincia de Buenos Aires), fueron sospechados de fraude y con ellos se fue diluyendo la idea de un poblamiento muy remoto de la región.

Sobre la base de múltiples métodos de datación del pasado con que ahora se cuenta, la cronología actualmente propuesta para el poblamiento de América es bastante distinta de la que hace casi un siglo suponía Ameghino. Hoy, una gran cantidad de hallazgos arqueológicos apoya la hipótesis de que el hombre llegó a este continente, cruzando el estrecho de Behring, entre Siberia y Alaska, hace 20 ó 30 mil años. Incluso los recientes hallazgos por Tom Dillehay, de la Universidad de Kentucky, en el sitio de Monte Verde (Chile), y por Niede Guidón, de l'Ecole de Hautes Etudes en Sciences Sociales, en el estado de Piauí (Brasil), han dado fechados que remontarían el poblamiento de América del Sur hasta casi 35 mil años atrás.

Sin embargo, y a pesar de sus exageraciones cronológicas, varias de la hipótesis de Ameghino han vuelto a considerarse seriamente. Por un lado, el descubrimiento en 1927 de puntas de proyectil clavadas en huesos de bisontes extinguidos en Folsom (Nuevo México, EE.UU), llevó a que se aceptara que efectivamente el hombre había coexistido con especies animale extinguídas en América del Norte. Poco después, el arqueólogo norteamericano Junius Bird encontró en el otro extremo del continente, en cuevas de la patagonia chilena, otras puntas de proyectil, asociadas con restos de caballo americano y de milodonte, ambos también extinguidos. Por otra parte, algunas de las mismas evidencias presentadas por Ameghino, como el cráneo humano denominado por él como Diprothomo recuperado a casi 15m de profundidad durante la construcción del puerto de Buenos Aires, o el "esqueleto de Fontezuelas" hallado en el interior de la caparazón de un gliptodonte, no se explicaban dentro del modelo de Hrdlicka de poblamiento de América en épocas post-glaciales.

Pero hubo que esperar hasta la década del '70 para que la región pampeana comenzara a entregar nuevos indicios sobre los primeros americanos. A orillas del arroyo Azul (partido del mismo nombre, provincia de Buenos Aires), un grupo de científicos del Instituto de Investigaciones Antropológicas de Olavarría, dirigido por el arqueólogo floreal Palanca, excavó lo que resultó ser un antiguo sitio de caza de Doedícurus, gliptodonte de gran tamaño extinguido probablemente a fines del Pleistoceno (véase "Las extinciones pleistocénicas").

El instrumental de piedra allí recuperado, confeccionado principalmente en cuarzo cristalino, no era muy elaborado; sus fabricantes sólo habían deseado obtener simples filos muy cortantes para carnear una presa con gran volumen de masa muscular. Este sitio arqueológico, denominado La Moderna debido al viejo nombre de la estancia en que se hallaba, fue nuevamente estudiado por el autor en 1983 y 1984. Las nuevas excavaciones confirmaron la mayoría de las hipótesis de Palanca y su equipo, a la vez que proporcionaron nuevos datos referentes a las actividades desarrolladas en el lugar durante época tempranas.

La Moderna aportó la primera evidencia confiable, dentro de los criterios científicos contemporáneos, para probar la coexistencia del hombre pampeano con la fauna del Pleistoceno, pero no permitió ir mucho más lejos en la identificación de los modos de vida de los antiguos grupos de cazadores recolectores de la zona.

Poco después del hallazgo de la Moderna, más al sur en la provincia, a orillas del primer brazo de los Tres Arroyos, o Arroyo Seco, un grupo local de aficionados a la arqueología (Aldo Elgart, Alfredo Morán y Julio Móttola) localizó varios sitios con restos de actividad humana prehispánica, dos de los cuales incluían seputuras. Ante la magnitud y la complejidad de estos descubrimientos, recurrieron al Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata, y Alberto Rex González, entonces director de la División Arqueología del mismo, visitó el área constatando la excepcional calidad de los hallazgos. En los sitios del Arroyo Seco no sólo había restos humanos, sino también abundantes instrumentos líticos y huesos de mamíferos pleistocénicos aparentemente asociados en un mismo estrato geológico: la oportunidad para abordar un estudio completo del temprano poblamiento pampeano y de la influencia del hombre en la extinciones de la fauna pleistocénica era excelente.

En 1979 comenzaron las investigaciones sistemáticas en el lugar, a cargo de un equipo interdisciplinario integrado por científicos de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de La Plata: los arqueólogos Luis Meo Guzmán, Mónica Salemme y el autor, el geólogo Francisco Fidalgo y el paleontólogo Eduardo Tonni. En la localidad arqueológica Arroyo Seco se detectaron entonces tres sitios. Conviene aclarar que convencionalmente un sitio arqueológico es un lugar donde se encuentra una serie de restos de actividad humana con cierta continuidad espacial; una localidad arqueológica, en cambio, es un área mayor en la que pueden concentrarse varios sitios.

La mayoría de la información significativa de Arroyo Seco proviene, por el momento, del sitio 2. Este se encuentra en una lomada constituida por sedimentos eólicos, partículas arrastradas y depositadas por el viento, que se sitúa entre el Arroyo Seco y una pequeña laguna. La excavación efectuada se extiende actualmente a casi 200 M2, que representan entre un 10 y 20% de la superficie total estimada de distribución de los restos arqueológicos.

Al comenzar el trabajo se dividió el terreno por excavar en cuadrículas de 2 por 2 m, los cordeles demarcatorios se nivelaron entonces a una altura arbitraria, estableciéndose así lo que técnicamente se llama "nivel 0" del sitio, que sirvió como referencia para registrar las profundidades en que iban apareciendo los materiales. De este modo, cada objeto descubierto durante la excavación .se identificaba por la cuadrícula en que aparecía, por su posición en la misma y por su profundidad respecto del "nivel 0", pudiéndose reconstruir posteriormente la posición relativa de los distintos hallazgos.

Fig. 2 Vista parcial del sitio. El fondo de esta excavación sigue las ondulaciones de la unidad "S".

Fig. 2 Vista parcial del sitio. El fondo de esta excavación sigue las ondulaciones de la unidad "S".

Se comenzó entonces a remover los sedimentos del suelo con cucharín, espátula y pincel, avanzando por niveles de extracción de 5 cm de espesor y controlando la posición dentro del perfil geológico. El sedimento extraído fue pasado por una zaranda de malla de 5 mm, para poder recuperar los restos más pequeños que en primera instancia pasaran desapercibidos; pero en las últimas excavaciones, realizadas entre 1986 y 1988, se lo lavó, para mayor seguridad, en cernidores de malla aun más fina, de menos de 2 mm, lo que permitió rescatar prácticamente todos los materiales arqueológicos, más allá de su distinto grado de fragmentación.

Por otra parte, además, se cavó una trinchera de 80 m de largo por 0,60 m de ancho, a fin de observar los estratos geológicos locales, un punto clave en la interpretación de los hallazgos ( véase "Geología local" . )

La lomada en que se ubica este sitio fue ocupada por los cazadores-recolectores pampeanos en sucesivas oportunidades -luego entraremos en precisiones cronológicas- desde por lo menos 8000 a 9000 años atrás y en ellas se fueron depositando abundantes restos derivados de las múltiples actividades allí desarrolladas. Las huellas dejadas por la acción de los hombres -artefactos, huesos de animales, etc.- iban siendo de a poco cubiertas por el sedimento que el viento acarreaba y, de ese modo, cada nueva ocupación local se superponía a la anterior pero dejaba sus propios restos en un nivel distinto, separados de los más antiguos por una capa de sedimentos.

Fig. 4. Esqueleto de caballos americano (izquierda) y megaterio (derecha). Los huesos marcados con grisado corresponden a las partes encontradas.

Fig. 4. Esqueleto de caballos americano (izquierda) y megaterio (derecha). Los huesos marcados con grisado corresponden a las partes encontradas.

Sin embargo, la identificación de las evidencias de cada ocupación es difícil ya que las asociaciones originales de restos se modificaron parcialmente por factores posteriores, como la acción del arado sobre los niveles superiores, la actividad de los roedores al construir sus cuevas o la penetración de raíces en el suelo, con el consiguiente desplazamiento de materiales de su posición inicial. También debe considerarse el acarreo de los huesos de los animales consumidos por el hombre, que habrían realizado los carnívoros que habitaron la región pampeana, tales como zorros y pumas. Estas perturbaciones generaron dificultad para determinar lo que se llama "pisos de ocupación": grupos de restos depositados simultáneamente como consecuencia de una o varias actividades desarrolladas en el sitio durante lapsos muy cortos. No obstante, se han identificado asociaciones recurrentes de restos en distintos sectores, las que podrían representar una o varias ocupaciones de bandas cazadoras-recolectoras con características similares. Cada uno de estos grupos de asociaciones se denomina "componente" y se refiere a la manifestación, simultánea o no, de un grupo cultural dado. Del análisis de los materiales resultaron tres "componentes" para el sitio 2 de Arroyo Seco, que indican tres respectivos tipos de ocupación humana.

Fig. 5. Dibujos Fracisco Revelli Fig. 5. Dibujos Fracisco Revelli

El componente Superior está formado por los restos que se hallaron en la parte más alta del perfil estratigráfico (unidad "X" del mismo; véase "Geología local" y figura 5) y, pese a ser el más reciente, sabemos muy poco de él. Esta porción del suelo fue muy perturbada por el arado y, por lo tanto, los objetos que se encuentran en ella están redepositados (o sea, removidos de su posición original) constituyendo un conjunto empobrecido por la destrucción casi total de los restos óseos. A pesar del escaso material recuperado, se puede inferir que en momentos tardíos, probablemente poco antes de la conquista hispánica, los indígenas que habitaban aquí ya manejaban la tecnología para la producción de cerámica, que a veces decoraban con pintura roja o con motivos geométricos incisos (efectuados sobre la pasta antes de su cocción). También confeccionaban varios tipos de puntas de proyectil bifaciales, algunas de ellas triangulares, pequeñas y medianas, y otras lanceoladas, con la base adelgazada. En estos niveles se observó también el use de algunas materias primas de excelente calidad, tales como el ópalo ocráceo. Debido a los procesos de destrucción aludidos, no conocemos nada acerca de su economía o de sus preferencias de presas de caza.

Fig. 6. Dos grandes instrumentos hallados junto a huesos de megaterios y caballos americanos.

Fig. 6. Dos grandes instrumentos hallados junto a huesos de megaterios y caballos americanos.

El componente Medio, segundo conjunto cultural identificado, está mejor caracterizado, ya que se lo ubicó a mayor profundidad, fuera del alcance del arado, y no presenta tantas perturbaciones como en proximidades de la superficie actual del suelo. Se to localizó en la pane superior de la unidad "Y" (véase "Geología local" y figure 5), cuyos sedimentos contenían una variedad importante de artefactos tallados en piedra (fundamentalmente cuarcita), en general con evidencia de técnicas de retalla y retoque marginal unifacial, entre los que se incluyen, como en el componente Superior, puntas de proyectil triangulares medianas y lanceoladas, así como también otros instrumentos para procesar las presas (raspadores, raederas, etc.). Estos artefactos aparecían, además, asociados con restos de fauna que permiten deducir una economía basada fundamentalmente en la explotación del guanaco como presa principal de caza, y del venado de las pampas y del ñandú como recursos complementarios u ocasionales. Por otra parte, una relative abundancia de utensilios de piedra vinculados con la molienda ("manos" y "molinos") sugiere que el procesamiento de productos vegetales silvestres habría ocupado asimismo un lugar importante en las actividades de subsistencia. En cambio; en estos niveles no aparecen restos de fauna europea ni de cerámica (ambos, indicadores de momentos recientes), lo que llevaría a ubicar tentativamente a este componente a mediados del Holoceno o un poco después.

Continuando la excavación, en la parte inferior de la unidad "Y" y en la siguiente (unidad "S") se encontraron las evidencias de asociación entre los mamíferos pleistocénicos y el hombre. Se trata del último "componente" identificado en el sitio: el componente Inferior, caracterizado por distintos tipos de raspadores y raederas, así como también algunos elementos de gran tamaño (véanse figuras 6 y 7) elaborados con distintas materias primas.

Fig. 7. Entre los instrumentos del componente inferior se destacan raspadores y raederas de cuarcita, rodados costeros con lascados aislados, la mitad de una piedra de boleadora y lascas con retoque marginal.

Fig. 7. Entre los instrumentos del componente inferior se destacan raspadores y raederas de cuarcita, rodados costeros con lascados aislados, la mitad de una piedra de boleadora y lascas con retoque marginal.

El estudio faunístico de los restos recuperados en este nivel del sitio fue realizado por Eduardo Tonni y por Mónica Salemme. La mayor parse del conjunto analizado correspondía a restos óseos de guanaco, de venado de las pampas y de varias especies extinguidas: un camélido -Paleolama-, dos especies de caballo americano -Equus (Amerhippus) y Onohippidium -Híppidion-, un gliptodonte -Eutatus seguini-, un cérvido -Habromeryx-, un toxodonte -Toxodon-, dos especies de perezosos terrestres, el megaterio -Megatheríum americanum- y el glosoterio -Glossotherium robustum- y Macrauchenia patachonica, perteneciente a la familia Litopterna, que no cuenta con representantes vivientes. La importancia de estas especies para el hombre de la zona fue aparentemente desigual. La cantidad de piezas halladas sugiere que se destacaba el guanaco, que se habría constituido en la base de la obtención de proteínas animales para estos antiguos cazadores. Pero al mismo tiempo, y en este punto reside uno de los aspectos importantes del sitio Arroyo Seco 2, diversos análisis indican también que por lo menos el megaterio y los caballos americanos habrían sido asimismo explotados por los ocupantes de este nivel.

En efecto, de los esqueletos de dichos animales se encontraron básicamente cuartos delanteros y traseros. Esto aparece en concordancia con la selección de partes de las presas según pautas típicas de muchos grupos cazadores: tras cazar al animal, se lo troza para un más fácil transporte hasta el lugar de consumo, al que se acarrean sólo las partes más carnosas, abandonando en el sitio de faena la cabeza, el cuello y la columna vertebral, engorrosas para el traslado por su peso y poco rendidores en carne.

Fig. 8. Al centro, cornamenta de Habromeryx; a ambos lados, huesos fragmentados de megaterio.

Fig. 8. Al centro, cornamenta de Habromeryx; a ambos
lados, huesos fragmentados de megaterio.

Otros detalles que surgen del estudio minucioso de los restos óseos recuperados apuntalan también la hipótesis del aprovechamiento de megaterio y del caballo americano. Por empezar, se identificaron patrones de fractura de huesos similares a los producidos normalmente por el hombre al consumir los animales. Por otra parse, en algunos huesos se observaron líneas longitudinales semejantes a las que trazan los instrumentos de piedra durante los procesos de cuereo o descarne. Ciertamente, es difícil determinar fehacientemente la causa de estas marcas, ya que pudo tratarse de la acción de agentes naturales, tales como la mordedura de carnívoros, pero su aparición en las zonas de inserción muscular apoyaría su origen humano (véanse figuras 11 y 12) justamente en esas partes del hueso donde los artefactos operan separando los músculos para su extracción y posterior consumo.

Izq.  Los huesos de mamíferos extinguidos muestran diversos tipos de marcas. En la de arriba se observa una falange de Toxodón, cuya pane superior presenta rastros que sugieren la masticación por parte de algún carnívoro de gran tamaño. Der. se presentan marcas longitudinales que podrían atribuirse a la acción de instrumentos de piedra usados durante las tareas de descarne. Izq. Los huesos de mamíferos extinguidos muestran diversos tipos de marcas. En la de arriba se observa una falange de Toxodón, cuya pane superior presenta rastros que sugieren la masticación por parte de algún carnívoro de gran tamaño. Der. se presentan marcas longitudinales que podrían atribuirse a la acción de instrumentos de piedra usados durante las tareas de descarne.

El resto de los huesos de las especies extinguidas no presenta rastros de acción humana y, aunque contemporánea con la ocupación, su presencia en el sitio debe explicarse por causas naturales.

Una de las características sobresalientes de Arroyo Seco está dada por la presencia de abundantes entierros humanos. En efecto, durante las tareas sistemáticas iniciadas en 1979, fueron hallados 17 esquelétos humanos en entierros múltiples a individuales (véase fig. 5). Estas inhumaciones pueden agruparse en tres conjuntos. El primero está integrado por cuatro entierros múltiples de adultos a infantes y tres simples de infantes con abundante ajuar funerario (véase "Ajuares funerarios"). El segundo conjunto está formado solamente por un entierro simple, sin ajuar, que tenía una acumulación de "toscas" sobre la región pelvica y el torso del esqueleto a modo de señalización de la tumba. El tercer conjunto lo integran tres inhumaciones individuales de infantes de muy corta edad, con abundante ajuar funerario, que fueron hallados aproximadamente a 30 m al SO de los dos grupos anteriores.

Además de estos entierros, los aficionados habían encontrado previamente en el lugar otros tres esqueletos humanos. Entre ellos, se destaca per su peculiaridad dentro del contexto local el caso de los restos de un individuo adulto hallados en la base de la unidad geológica "Y" . Se trata de la única inhumación secundaria localizada hasta ahora en el sitio. A diferencia de los entierros comunes, llamados "primarios", en los que el cuerpo se deposita en su lugar definitivo, en las inhumaciones "secundarias" el cadáver ha pasado por una previa sepultura transitoria o ha sido descarnado por distintas medios, para colocar posteriormente los huesos en su lugar final de enterramiento. Este proceso se hace evidente por la posición de las piezas del esqueleto, que aparecen fuera de su ubicación anatómica normal. En el case que aquí nos ocupa, el entierro estaba formado por el cráneo y los huesos largos, agrupados en una especie de "paquete funerario".

La cronología, tanto de las ocupaciones humanas como de los grupos de inhumaciones, no es aún clara. Come ya se anticipó, el componente Superior podría ubicarse en momentos cercanos a la conquista hispánica (que se inició en el siglo XVI), mientras que para el componente Medio, como vimos, se estima una antigüedad de mediados del Holoceno o poco después. Por otra parte, sobre la base de la presencia de especies extinguidas, y por su posición en los estratos del terreno, el componente Inferior debería ubicarse a inicios del Holoceno o incluso en las postrimerías del Pleistoceno.

Esta última estimación se apoya también en un fechado radiocarbónico efectuado en el Laboratorio de Radiocarbono y Tritio de la Universidad Nacional de La Plata (LATYR), que para una muestra de hueso de megaterio procedente del sitio obtuvo una datación de 8.390 ± 140 años antes del presente (AP). Aunque esta única muestra no basta por sí sola para acotar la antigüedad del componente Inferior de Arroyo Seco, es útil para contrastarla con las evidencias que proporcionan la Geología y la Paleontología. En realidad, desde la perspectiva de esta última cabría esperar fechas un poco más antiguas, ya que en el sitio aparecen representadas muchas especies características de la Edad Mamífero Lujanense, cuya extinción se considera que ocurrió a fines del Pleistoceno. Esto puede explicarse de dos maneras: que la datación radiocarbónica obtenida se deba a cierto "rejuvenecimiento" de la muestra por algún contaminante natural que haya alterado los resultados y que, por tanto, no represente la antigüedad real de la ocupación o que, por el contrario, una parte de esa fauna extinguida hacia fines del Pleistoceno en el resto de América del Sur haya sobrevivido en la región pampeana unos milenios más, hasta inicios del Holoceno. Por otra parte, se presenta el problema de la antigüedad de las inhumaciones y su relación con los componentes arqueológicos.

El único entierro secundario apareció en la posición estratigráfica relativamente más alta, la base de la unidad geológica "Y" (véase fig. 5) y, en consecuencia, debe considerárselo como el más moderno. Probablemente pertenezca al componente Medio o al Superior, pero está claro que no puede vincularse con el Inferior, más antiguo, ya que es intrusivo dentró de éste. Es decir, que fue depositado en tiempos más recientes practicando un pozo en los sedimentos que ya contenían los restos culturales de las primeras ocupaciones.

Seis de los entierros del primer conjunto se ubican a mayor profundidad, en el techo de la unidad "Z" (véase fig. 5) y no se observan alteraciones en la unidad geológica que la cubre ("S"), de donde se deduce que las inhumaciones se concretaron antes de la formación de la misma. Los análisis de carbono 14 efectuados también por el LATYR, sobre carbonatos de la unidad "S", que "sella" los entierros dieron como edades mínimas 5.740 ± 120 años AP, en un caso, y 5.700 ± 120 años AP en otro, de modo que estas sepulturas serían anteriores a esa época. Sin embargo, debe señalarse que son fechas altamente estimativas debido a la posibilidad de contaminaciones con carbonatos más recientes.

Además, se procesaron radiocarbónicamente tres muestras de hueso humano procedentes de dos esqueletos del entierro múltiple N° 2, arribándose a resultados discrepantes. Por un lado, el laboratorio Beta Analitic de Florida (EE.UU) obtuvo una fecha de 5.250 ± 110 años AP, mientras,que el LATYR procesó una muestra del mismo esqueleto y el resultado fue de 8.560 ± 320 años AP. Entre ambas fechas, la segunda concuerda con la antigüedad estimada en base a las otras dataciones de sitio y a la posición geológica. La tercera muestra, también procesada en el laboratorio de La Plata, dio una datación de 6.450 ± 60 años AP, pero ésta fue obtenida de otro esqueleto. La última edad sugiere que, o bien procesos de contaminación afectaron diferencialmente a los dos esqueletos dentro del mismo entierro, o que, contrariando la idea que se tenía en base a la disposición de los huesos, los dos esqueletos no sean contemporáneos y, en consecuencia, hayan sido enterrados en la misma fosa en distintos momentos. Si aceptamos, entonces, una antigüedad aproximada de 8.500 años para algunos de estos esqueletos, puede considerarse que éstos se relacionarían con el componente Inferior.

Uno de los últimos entierros hallados dentro del sitio plantea un nuevo problema, ya que se encontraba casi 40 cm más abajo que el primer conjunto. Este entierro, formado por dos adultos semiarticulados y huesos de niños entremezclados, evidencia otro tipo de inhumación y su antigüedad podría ir más allá de los 8.500 años.

Recientes estudios llevados a cabo en el LATYR confirmarían esta última hipótesis. En este laboratorio se ha determinado el contenido de nitrógeno del colágeno, principal constituyente orgánico del hueso, para establecer cuantitativamente los grados de alteración y, de esta manera, estimar la antigüedad relativa de huesos contenidos dentro de un mismo perfil estratigráfico. Estos análisis indican por lo menos cuatro episodios diacrónicos de inhumaciones, que incluyen dos momentos distintos para el entierro múltiple N° 2, tal cual lo sugerían los fechados de radiocarbono, y un momento más antiguo, aunque no sabemos cuánto, para el entierro múltiple hallado a mayor profundidad.

Los tres entierros correspondientes al tercer conjunto también aparecen en la unidad "Z" y, a pesar de algunas diferencias en la estratigrafía del sector, podrían también atribuirse al componente Inferior; el hallazgo de una placa de gliptodonte, a modo de ajuar funerario, junto a uno de los cuerpos apoyaría tal antigüedad.

Si se confirmara la hipótesis que vincula a gran parte de las inhumaciones con el componente Inferior, más antiguo, el sitio Arroyo Seco 2 proveerá importante información para el estudio de las características físicas de los pobladores de América del Sur durante el Pleistoceno Tardío y el Holoceno Inicial, y nos permitirá explorar sus prácticas mortuorias. Al respecto, es importante destacar que los tipos de oficios rituales registradas en el sitio no se han encontrado en otros asignados a ocupaciones más recientes.

A la izquierda: primer entierro hallado en el sitio en 1979; está integrado por los esqueletos completes de tres individuos: un hombre, una, mujer y un niño de muy corta edad. A la derecha: rico y complejo ajuar funerario en el entierro N° 5. Se observan abundantes colmillos perforados en el cuello y las muñecas. A la izquierda: primer entierro hallado en el sitio en 1979; está integrado por los esqueletos completes de tres individuos: un hombre, una, mujer y un niño de muy corta edad. A la derecha: rico y complejo ajuar funerario en el entierro N° 5. Se observan abundantes colmillos perforados en el cuello y las muñecas.

Una cuestión difícil de dilucidar es la redundancia en la elección del sitio come lugar para prácticas inhumatorias y, simultánea o alternativamente, el uso del mismo espacio para residencia.

Sobre esta última función, puede señalarse la posición estratégica de Arroyo Seco respecto de la distribución espacial de recursos diversos. En principio, el sitio se encuentra a unos 100 km al este y al oeste de los afloramientos rocosos más próximos, pertenecientes respectivamente a los sistemas de Ventania y de Tandilia, de donde provienen las materias primas más empleadas en la confección local de artefactos de piedra: cuarcita, calcedonia y tobas silicificadas. Pero los antiguos cazadores de Arroyo Seco usaron además, los rodados basálticos de la Costa atlántica, que se encuentra hoy a 60 km al sur y es de fácil acceso desde el sitio, siguiendo el curso del arroyo Claromecó. Si tenemos en cuenta que a inicios del Holoceno la Costa marina estaba algunos kilómetros más alejada que actualmente, se puede proponer que el sitio ocuparía una posición equidistante de los recursos minerales necesarios para elaborar al menos parte del instrumental de estos grupos humanos. De este modo, la ubicación del sitio en medio de la llanura interserrana bonaerense, zona que durante gran parte del Holoceno debió de sustentar una elevada población de herbívoros, presentaba ventajas importantes no sólo para el aprovechamiento de las presas disponibles, sino también para una planificación logística de la obtención de materias primas necesarias para el procesamiento de los productos de caza (los instrumentos para carnear, cuerear, etc.). Además, algo de importancia crucial en la supervivencia: la ubicación entre el arroyo y la laguna garantizaba la disponibilidad de agua, a la vez que ésta podría haber actuado como factor de atracción de animales silvestres.

Una hipótesis para explicar la complejidad del sitio surge de los estudios efectuados en los grupos cazadores?recolectores contemporáneos como los del desierto de Kalahari o los esquimales del Artico. En algunas de estas sociedades se ha observado un mecanismo de agrupación y fragmentación de las unidades sociales en base a la oferta de los recursos. En este sentido, cuando los recursos son más abundantes se podría esperar la reunión de pequeños grupos que en épocas de escasez están separados explotando distintos territorios de caza. Durante los períodos de agregación se intensifican las relaciones sociales entre las bandas y se producen los ritos y ceremonias colectivas. Como producto de estas actividades quedan sitios más grandes y más complejos que representarían cierta diversidad, debido a las características particulares de cada banda, pero que compartirían rasgos generales comunes. En el caso de Arroyo Seco, la presencia de materiales provenientes de áreas diversas espacialmente asociados en los mismos niveles apoyaría esta hipótesis. Asimismo, la recurrencia estilística en la confección de adornos para los entierros de infante, especialmente los colmillos perforados de diferentes cánidos, junto a una bola de basalto costero y ocre de las sierras en un mismo entierro, sugeriría que algunas de las ocupaciones de Arroyo Seco representa un sitio agregacional. Posiblemente, la cantidad extra de carne que proveía una presa ocasional como el megaterio, podría sustentar por un período corto el agrupamiento de poblaciones dispersas.

No tenemos aún ninguna evidencia de la razón por la cual el sitio funcionó como lugar de inhumación más allá de lo que es aparentemente más obvio: que la permanencia recurrente de poblaciones humanas en las inmediaciones aumentaría las posibilidades de muertes de miembros de los grupos y su consecuente inhumación local.

fig 15 Ultimo entierro humano hallado en el sitio. Corresponde a un niño cuya edad oscila entre los 10 y los 12 años, y presenta un collar formado por más de 30 colmillos perforados de cánidos.

fig 15 Ultimo entierro humano hallado en el sitio. Corresponde a un niño cuya edad oscila entre los 10 y los 12 años, y presenta un collar formado por más de 30 colmillos perforados de cánidos.

Pueden establecerse relaciones entre los restos de actividad humana más antiguos de Arroyo Seco y otros haIlazgos similares de la región? Por el momento es difícil hacerlo, debido a una serie de factores. Arroyo Seco, por ejemplo, fue al parecer un campamento?base, un lugar de actividades múltiples, mientras que el sitio de La Moderna habría funcionado como un simple lugar de caza; por eso, caben esperarse variaciones en el tipo de materiales hallados en uno y otro. Por otra parte, las diferencias en el material de piedra y en la fauna explotada en ambas localidades pueden ser producto de reales variaciones culturales o, por el contrario, ser solo reflejo de distintas posiciones de los sitios dentro de un mismo sistema complejo de asentamiento.

Además, los nuevos hallazgos indican un poblamiento antiguo pampeano diverso. Recientemente, la arqueóloga Nora Flegeheimer obtuvo información relevante en varios sitios ubicados en los cerros La China y El Sombrero (partido de Lobería, provincia de Buenos Aires). Sus excavaciones sacaron a luz niveles de ocupación humana, con escasa asociación de restos de fauna, que posteriores análisis radiocarbónicos indicaron una antigüedad de unos 10.700 años. Las características técnicas del instrumental de piedra aquí encontrado y la presencia de puntas de proyectil de las llamadas "cola de pescado" por la forma de su base, sumada a una diferencia de dos milenios en la cronología, indican que estos restos, en principio, no se vincularían con el contexto cultural de Arroyo Seco.

Por otro lado, como vimos, Arroyo Seco proporciona importante información sobre la relación entre la actividad humana y la extinción de los mamíferos pleistocénicos de la región pampeana.

Básicamente, se han propuesto tres explicaciones acerca del tema. La primera es que el hombre fue un factor decisivo en la desaparición de especies, al producir una "sobrematanza" muy intensa durante un corto período. La segunda es que la actividad de estas antiguas sociedades desencadenó en el medio ambiente modificaciones de una magnitud tal que las especies en cuestión no habrían podido superarlas. La última es que el papel de la intervención humana fue en este sentido el de un simple "golpe de gracia" , dentro de un proceso natural de extinción en pleno desarrollo.

Aunque los datos obtenidos en Arroyo Seco indican que megaterios y caballos americanos fueron efectivamente cazados y consumidos por el hombre, no hay evidencias fuertes que sugieran que esta explotación haya impactado críticamente sobre el equilibrio de las poblaciones de aquellos. Por el contrario, estas especies -al menos cuando se encontraban ya en franco retroceso numérico a fines del Pleistoceno o a principios del Holoceno- parecen haber servido solo como recursos complementarios frente a otras que, pese a un intenso aprovechamiento durante milenios, aún sobreviven: fundamentalmente, el guanaco.

La clave para la comprensión del problema parece estar en el desarrollo de estudios regionales intensivos, pues solo a través de estos se podrá entender la complejidad de las extinciones pleistocénicas y determinar si es que los primeros pobladores americanos tuvieron alguna parte de "culpa" .

Lecturas Sugeridas

BORRERO L., "Pleistocene Extinctions in South America", Quaternary of South America and Antartic Peninsula, vol.2, págs. 115-125, Rotterdam, Holanda, 1984.

BRYAN A. (Ed.), New Evidences for the Pleistocene Peopling of the Americas, Peopling of the Americas Series, Center for the Study of Early Man, University of Maine at Orono, 368 págs., 1986.

FLEGENHEIMER N., "Hallazgo de puntas 'cola de pescado' en la Provincia de Buenos Aires", Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología, t. XIV, N° 1, págs. 169-176, Buenos Aires, 1980.

MARTIN P. y KLEIN R.(Eds.), Quaternary Extinctions. A Prehistoric Revolution, The University of Arizona Press, Tucson, 1984.

POLITIS G., "Investigaciones arqueológicas en el área interserrana bonaerense", Etnia, N° 32, págs. 7-21, Olavarría, 1984.

SHULTER R.(Ed.), Early Man in the New World, Sage Publications, Beverley Hills, 223 págs., 1983.

Gustavo G Politis

Gustavo G Politis

Facultad de Ciencias Sociales (Olavarría), Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires