El Guardapolvo

por para Ciencia Hoy el . Publicado en Número 41.

Aunque nuestra memoria los asocia, más bien, a las patrióticas rutinas del aula o al roce frío, invasor, del estetoscopio, los guardapolvos son, asimismo, símbolo del laboratorio (en particular, de aquellos en los que se preparan soluciones, se disecan bichos o se enchufan electrodos).

HUMOR

Que yo sepa, todavía nadie escribió la historia del uso del guardapolvo, pero la iconografía a nuestra disposición sugiere que estas prendas comenzaron a utilizarse primero en aquellos laboratorios asociados con la química y las ciencias de la vida. Los médicos los adoptaron junto con los procedimientos de asepsia y antisepsia promovidos por Lister, a fines de la década de 1860, y las fotografías de laboratorios de química o fisiología de fines del siglo pasado muestran un uso casi sistemático del guardapolvo.

Como muchas otras cosas, pasaron de ser un útil de orígenes humildes y fines prácticos (proteger la ropa de las manchas y la sangre) a convertirse en un signo distintivo de status profesional (al menos, para algunos médicos y sus pacientes). En fin, confesemos que todos sentimos un poquito de orgullo cuando tuvimos que ponernos el guardapolvo en el primer práctico de la Facultad -aunque, me quieren decir, ¿para qué sirve un guardapolvo cuando lo único que se tiene que hacer es mirar a través del microscopio?-. Bueno, puestos a observar y sin ir más lejos que su lugar de trabajo, verán que hay distintos estilos de guardapolvo, reveladores de las personalidades, ilusiones, imágenes de si y elegancia (o falta de ella) de sus dueños. El siguiente breve elenco no aspira a agotar el universo de estos uniformes de la ciencia.

1: Estilo "genio trabajando": Siempre abierto, manchado, en el mejor de los casos con agujeros y bordes deshilachados. Estos especímenes visitan el lavarropas -cuando lo hacen- una vez por año a lo sumo. Del bolsillo superior cuelgan pinzas, marcadores y asoman tubitos de goma y/o cánulas de plástico; los laterales están ocupados con libretas, frasquitos y paquetes de galletitas. 2: Estilo "rapero": Onda decididamente posmoderna. En general, se los ve durante la temporada de primavera/verano utilizados por personajes que rigurosamente tienen menos de 30 años. Suelen acompañarse con sandalias o zapatillas de cuero y sus ocupantes, en muchos casos, son recién llegados de la beca externa, que pasaron en alguna universidad de California. 3: Estilo gris/azul grisáceo: Onda muy técnica. Son más bien característicos de los laboratorios de física, pero con paciencia se los descubre en los antros bichológico-químicos, más bien cerca de los aparatos. Revelan austeridad. 4: Estilo mami: ¿Quién va a gastar plata en un guardapolvo para usarlo unos meses y después archivarlo? Así que estos son una adaptación un tanto tirante de la prenda normal. 1: Estilo "genio trabajando": Siempre abierto, manchado, en el mejor de los casos con agujeros y bordes deshilachados. Estos especímenes visitan el lavarropas -cuando lo hacen- una vez por año a lo sumo. Del bolsillo superior cuelgan pinzas, marcadores y asoman tubitos de goma y/o cánulas de plástico; los laterales están ocupados con libretas, frasquitos y paquetes de galletitas. 2: Estilo "rapero": Onda decididamente posmoderna. En general, se los ve durante la temporada de primavera/verano utilizados por personajes que rigurosamente tienen menos de 30 años. Suelen acompañarse con sandalias o zapatillas de cuero y sus ocupantes, en muchos casos, son recién llegados de la beca externa, que pasaron en alguna universidad de California. 3: Estilo gris/azul grisáceo: Onda muy técnica. Son más bien característicos de los laboratorios de física, pero con paciencia se los descubre en los antros bichológico-químicos, más bien cerca de los aparatos. Revelan austeridad. 4: Estilo mami: ¿Quién va a gastar plata en un guardapolvo para usarlo unos meses y después archivarlo? Así que estos son una adaptación un tanto tirante de la prenda normal. Izq: Estilo teórico: Este es algo así como el conjunto vacío. La ausencia de guardapolvo indica: (a) que está en el lavarropas, (b) que su usuario considera preferible la pulcra pantallita programable a las siempre inciertas y frustrantes manipulaciones de la materia viva y/o inorgánica conocidas vulgarmente como "experimentos". Medio: Estilo plomo:  Hay dos tipos de fantasía que se generan cuando uno se enchufa uno de estos adminículos de plomo:(a) sentir que se está haciendo el experimento del próximo Nobel, (b) jugar a ser Superman/Girl, protegiéndose de la kryptonita verde. Der: Estilo inmaculado: Siempre muy planchaditos, almidonaditos, prolijitos, cerraditos, nuevitos. Incitan a enchastrarlos con azul de metileno, por lo menos. Izq: Estilo teórico: Este es algo así como el conjunto vacío. La ausencia de guardapolvo indica: (a) que está en el lavarropas, (b) que su usuario considera preferible la pulcra pantallita programable a las siempre inciertas y frustrantes manipulaciones de la materia viva y/o inorgánica conocidas vulgarmente como "experimentos". Medio: Estilo plomo: Hay dos tipos de fantasía que se generan cuando uno se enchufa uno de estos adminículos de plomo:(a) sentir que se está haciendo el experimento del próximo Nobel, (b) jugar a ser Superman/Girl, protegiéndose de la kryptonita verde. Der: Estilo inmaculado: Siempre muy planchaditos, almidonaditos, prolijitos, cerraditos, nuevitos. Incitan a enchastrarlos con azul de metileno, por lo menos.

Agradecemos a nuestros colegas, todos miembros del IQUIFIB, su predisposición para actuar como modelos en esta nota.

Miguel de Asúa

Miguel de Asúa

Doctor en medicina, UBA. PhD en historia, University of Notre Dame. Profesor titular, Universidad Nacional de San Martín. Investigador principal del Conicet.