El largo viaje al Plata del Diplodocus carnegii

por , para Ciencia Hoy el . Publicado en Número 51.

En 1912 el millonario Andrew Carnegie donó al Museo de Ciencia Naturales de la Plata un ejemplar de una reproducción en serie del dinosaurio Diplodocus carnegii, que daba testimonio de la estrecha colaboración entre la investigación científica y ola iniciativa privada.

Desde 1912 se exhibe en una sala del Museo de La Plata el regalo que el multimillonario norteamericano Andrew Carnegie le hizo al entonces presidente Roque Sáenz Peña. Se trata de un calco de la reconstrucción del enorme dinosaurio Diplodocus carnegii, y cuyo nombre es un homenaje a Carnegie por su mecenazgo al Museo de Pittsburgh y a la paleontología norteamericana. La réplica es similar a las que existen en varios museos de historia natural de Europa, pero es la única en América Latina. La donación puede entenderse como parte de la misión de paz que las instituciones creadas y mantenidas por Carnegie pretendían impulsar en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial. El reptil fósil norteamericano llegaba a la Argentina para compartir las salas con los grandes mamiferos autóctonos que expresaban la riqueza fosilífera de esta parte del continente; en el Norte, en cambio, los hallazgos de las expediciones paleontológicas norteamericanas a las montañas Rocallosas, rivalizaban con los dinosaurios de Inglaterra y Europa continental.

DIPLDOCUS CARRNEGII HATCHER. ESQUELETO MONTADO EN EL CARNEGIE MUSEUM DE PITTSBURGH

DIPLDOCUS CARRNEGII HATCHER. ESQUELETO MONTADO EN EL CARNEGIE MUSEUM DE PITTSBURGH

La categoría de los Dinosauriae fue creada en 1841 por Richard Owen, el especialista inglés en anatomía comparada. Comprendía a reptiles de enorme tamaño, cuello y cola largos, y cráneo pequeño en comparación con el resto del cuerpo. El orden se conformaba con especimenes de formas extremadamente variadas que vivieron en el Mesozoico (245 a 66 millones de años). Su distribución mundial quedó demostrada ya a principios del siglo XX, por los hallazgos en toda América, Madagascar, China, India, Africa oriental y Europa. Recordemos que los primeros restos fueron descubiertos a comienzos del siglo pasado en las capas del Jurásico (208 a 114 millones de años) y del Wealden (144 a 138 millones de años) ingleses y que las primeras descripciones las realizaron Buckland en 1824 y Mantell en 1825. A la gran tarea sistemática de Richard Owen, deben sumarse las de Thomas Henry Huxley, John Phillips, Edward Cope y Othniel Marsh. Fue este último quien los dividió en tres subórdenes: Theropoda, Saurapoda y Predentata; mientras que H.G. Seeley los agrupó en Saurischia y Ornithischia. En el suborden de los Sauropoda -el grupo menos especializado dentro de los Saurischia-, se constituyó la familia de los Diplodocidae, con el género Diplodocus, a partir de los restos hallados en el Jurásico Superior (163 a 144 millones de años) de la Formación Morrison en Colorado y Wyoming (EE.UU.). El Diplodocus era el más especializado de los saurópodos, lo que se hacia patente por la forma elongada de las regiones caudales y cervicales, lo escueto de la porción dorso-lumbar, la estructura compleja de las vértebras, la marcada reducción del número y del tamaño de los dientes, y por la naturaleza reducida de los dígitos III, IV y V en el pie.

Othniel Marsh, profesor de la Universidad de Yale (EE.UU.), fue quien inventó el nombre de Diplodocus. El, gracias a la fortuna que le había legado su tío George Peabody, pudo costear sucesivas expediciones a las Rocallosas para buscar los preciados restos de dinosaurios. También creó en 1878 el género Diplodocus a partir de las vértebras de la cola y fragmentos de las patas que halló su equipo en los estratos del Jurásico del estado de Colorado (EE.UU.). Marsh compuso el nombre a partir de dos palabras griegas: diploös, doble, y dokos, viga o bao; se inspiró en los "chevrones" de las vértebras de la parte baja de la cola del reptil, que se presentaban en pares a semejanza de la estructura de las vigas de un navío. La forma y la estructura del animal se dio por resuelta con los hallazgos sucesivos de una pelvis y de gran parte de la cola, descriptas por Henry Fairfield Osborn, paleontólogo del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York y heredero de una familia millonaria.

Irina Podgorny

Irina Podgorny

Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Universidad Nacional de la Plata
Tobías Plöger

Tobías Plöger

Universität Köln