La universidad y los profesores secundarios. Propuesta innovadora para la enseñanza media

para Ciencia Hoy el . Publicado en Ciencia y Sociedad, Número 62.

Un grupo de alumnos secundarios que participan de un proyecto educativo junto con sus docentes y con investigadores de la Universidad de Buenos Aires ha detectado, por primera vez en la Argentina, la presencia de lluvia ácida en la provincia de Misiones. Además, el conocimiento generado se potencia a través de una red electrónica que conecta los distintos colegios, de diferentes zonas del país, dando lugar al análisis y discusión de los resultados.

Un grupo de alumnos secundarios que participan de un proyecto educativo junto con sus docentes y con investigadores de la Universidad de Buenos Aires, ha logrado detectar, por primera vez en el país, la presencia de lluvia ácida en la provincia de Misiones. Este proyecto, que se propone instalar la temática de la química ambiental en la escuela media, es una forma de acercar a los estudiantes secundarios a los métodos de trabajo de la universidad. Asimismo, el conocimiento generado se potencia con el aprovechamiento de la herramienta que representa Internet.

Misiones. Medida de la profundidad de entrada de luz en el río Paraná

Misiones. Medida de la profundidad de entrada de luz en el río Paraná

Que la educación en la Argentina está en crisis, no es ninguna novedad. Frente a tal situación, hoy parecería que los problemas de la enseñanza pueden resolverse con una computadora y el acceso a Internet. Pero algunas voces se oponen: los problemas son más profundos y no se resuelven solo con tecnología. Mientras tanto, un grupo de investigadores de la Universidad de Buenos Aires está llevando a cabo un proyecto que aprovecha las posibilidades que brinda Internet para potenciar el trabajo y la investigación de alumnos y docentes.

El proyecto se denomina “La química, el hombre y su hábitat” (QHH), y fue uno de los diez ganadores de un concurso denominado “Innovación en Educación” que organizó la Fundación YPF en 1997, y fue financiado por la Fundación Bunge y Born.

QHH se inició en abril de 1998 con la participación de docentes e investigadores del Departamento de Química Inorgánica, Analítica y Química Física y el Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía (INQUIMAE) ambos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, junto con docentes de las escuelas técnicas Otto Krause e Hipólito Yrigoyen de Buenos Aires, Emilio Civit de Maipú (Mendoza) y la Escuela de Educación Técnica Nº 10 de Puerto Rico (Misiones). En fecha más reciente se incorporó el Saint Andrew´s Scot School, de Olivos, Buenos Aires.