¿Cómo adquieren las bacterias resistencia a los antibióticos?

para Ciencia Hoy el . Publicado en Número 133, Recuadros de esta nota.

Las bacterias son microorganismos unicelulares procariotas, es decir, pertenecen a un grupo de seres vivos entre cuyas características está carecer de núcleo celular u otras partes internas limitadas por una membrana.

Existen diferentes mecanismos por los que las bacterias transmiten a otras genes que confieren resistencia a antibióticos, entre ellos: (a) contacto entre ellas; (b) liberación de material genético en el medio extracelular y su captación por otra bacteria, y (c) transferencia por medio de virus –en rojo– que las infectan.

Suelen medir unos pocos micrómetros y tener diversas formas, desde esférica a cilíndrica o espiral. Son organismos asexuados que se reproducen por simple división. Estuvieron entre las primeras formas de vida terrestre, aparecidas hace unos 4000 millones de años, y hoy su abundancia es tal que forman una biomasa mayor que la de todas las plantas y los animales del planeta. En el cuerpo de cada persona hay diez veces más bacterias que células humanas, la mayoría inocuas, algunas beneficiosas y unas pocas perjudiciales, causantes de enfermedades como cólera, lepra o úlceras duodenales.

Para combatir las bacterias patógenas se usan los antibióticos, sustancias naturales (o derivadas de ellas) con la capacidad de contrarrestar la acción y el crecimiento de esas bacterias, e incluso de matarlas. Uno de los primeros antibióticos ampliamente usados fue la penicilina, en la década de 1940, seguido en exitosa y acelerada sucesión por muchos otros. Sin embargo, hoy nos encontramos con bacterias capaces de resistir el ataque de los antibióticos. ¿Cómo adquirieron esa resistencia?

Principalmente por dos caminos. Uno es la clásica evolución por selección natural: si la acción de un antibiótico no elimina del organismo a toda la población bacteriana contra la cual fue recetado, aquellos que sobrevivan serán los individuos naturalmente más resistentes. Esas bacterias sobrevivientes llevan en su genoma genes que les permiten soportar la acción del antibiótico. Su reproducción producirá una población bacteriana refractaria al antibiótico.

El otro camino es el representado en la figura, que incluye tres formas posibles de transferencia de genes entre bacterias. Esto significa que la capacidad de resistir a un antibiótico no solo se transmite en forma vertical a la descendencia sino, también, de manera lateral a individuos no necesariamente emparentados, con los cuales terminan compartiendo trocitos del genoma. Si esos segmentos compartidos de ADN llevan el o los genes que confieren la resistencia al antibiótico, esta se difunde más rápido entre la población, pues las bacterias que recibieron ese ADN de sus pares podrán soportar una nueva exposición al antibiótico.

  • Andrea Ricle

    Muy buena la información pero el epígrafe debería ser: liberación de material genético… (a), transferencia por medio de virus que las infectan (b) y contacto entre ellas (c) 😉