Los beneficios del incesto

por para Ciencia Hoy el . Publicado en Grageas, Número 143.

Las prácticas de la reproducción entre individuos de ascendencia común, denominada endogamia, o entre hermanos o padres e hijos, conocida como incesto, suelen ser tabú en casi todas las sociedades. Especialistas en comportamiento animal y biólogos evolucionistas predicen que la endogamia prevalece en grupos sociales pequeños y antiguos, tal como era la dinastía de los Habsburgos a mediados del siglo XVI. El caso de Carlos de Habsburgo (1544-1568), hijo de Felipe II y de María Manuela de Portugal, que desde pequeño exhibió síntomas de enfermedad mental y numerosos trastornos físicos, es un buen ejemplo. Sus padres eran hijos de dos hermanos que se habían casado con dos hermanas.

A partir de que el apareamiento entre individuos del mismo linaje trae como consecuencia el deterioro de las generaciones siguientes, animales y plantas han desarrollado mecanismos para evitarlo, y las evidencias de incesto en el seno de una comunidad son escasas. Un estudio realizado a lo largo de dieciséis años sobre un grupo de mangostas rayadas del Parque Nacional Reina Elizabeth de Uganda trae nueva luz sobre el tema.

La reproducción entre parientes cercanos tiene un costo para la población. No obstante, evitar la endogamia también puede ser muy costoso. Por ejemplo, la expulsión de machos jóvenes de un grupo para evitar que se apareen con hembras de su mismo linaje incrementa la mortalidad de los expulsados. Esto lleva a que, y solo bajo ciertas circunstancias, la endogamia pueda ser tolerada dentro de un grupo.

Es posible establecer un coeficiente para estimar rangos de endogamia alta y moderada. Usando este coeficiente, los investigadores cuantificaron la tasa de cruzamiento entre individuos de un mismo grupo de la población de mangostas del Reina Elizabeth. Desde que las hembras comienzan a reproducirse al año de edad y los machos raramente lo hacen antes de los tres o cuatro años, una joven mangosta rayada tiene un alto riesgo de procrear con su padre, mientras que es improbable que un macho reproductor lo haga con su madre. Como echar a los jóvenes machos provoca una alta mortalidad entre los desterrados, y los encuentros con grupos vecinos de mangostas pueden ser muy violentos y causar muchas bajas, la tolerancia del incesto puede ser, en definitiva, beneficiosa para el grupo.

En los humanos, los casos más extremos de alta endogamia se encuentran en las dinastías reales. Como consecuencia de la política de los Habsburgos de establecer alianzas políticas a través del matrimonio, el pobre Carlos, que murió como príncipe de Asturias, llegó al mundo con un coeficiente de endogamia similar del que resulta de la unión entre hermanos: tenía cuatro bisabuelos en lugar de los ocho normales.

Más información en Nichols HJ, Cant MA, Hoffman JI y Sanderson JL, 2014, ‘Evidence for frequent incest in a cooperatively breeding mammal’, Biol. Lett., 10: 20140898. http://dx.doi.org/10.1098/rsbl.2014.0898

Julio Gervasoni

Julio Gervasoni