Cáncer. Pelear sin frenos contra el cáncer. La inmunoterapia como tratamiento del futuro

por para Ciencia Hoy el . Publicado en Grageas, Número 146.

Nuestro sistema inmunológico (es decir, la defensa natural del cuerpo contra las infecciones) no siempre reconoce las células cancerosas como nocivas. En los últimos treinta años se ha desarrollado la inmunoterapia, un tipo de tratamiento que ayuda a ‘liberar’ a las células del sistema inmunológico para luchar contra el cáncer. El pionero en este campo, James Allison, recibió en septiembre de este año el prestigioso premio Lasker, considerado como el Nobel americano.

En 2013 los editores de la revista Science eligieron la inmunoterapia del cáncer como el logro científico del año argumentando que estaban frente a un nuevo paradigma que había consolidado su potencial y persuadido a los escépticos (http://www.sciencemag.org/content/342/6165/1432.full). Y también porque encontraron aquí una lección a ser aprendida en el proceso de transformar conocimiento biológico en drogas que salvan vidas: el éxito de esta terapia surgió de una cuidadosa decodificación de la base biológica, que llevó años.

José Antonio Peñas, www.agenciasinc.es

José Antonio Peñas, www.agenciasinc.es

Allison dio los primeros pasos al encontrar, en la superficie de un tipo de glóbulo blanco llamado células T, una molécula que actuaba como freno impidiendo la reacción de defensa del cuerpo. ‘Bloquear lo que bloquea’ fue la consigna a comprobar. En una serie de estudios en modelos preclínicos, Allison demostró que bloqueando la molécula que cumple una función inhibitoria (llamada CTLA-4) con anticuerpos terapéuticos se podía liberar al sistema inmune para que destruyera el cáncer.

Pero hacer esto lleva tiempo. La molécula CTLA-4 fue descubierta en 1987. En 1996 Allison demostró que la aplicación de anticuerpos contra las moléculas de CTLA-4 eliminaba tumores en ratones. En 2010 la compañía biofarmacéutica que había adquirido los derechos para producir el anticuerpo reportó que pacientes con melanoma metastásico vivían un promedio de diez meses tras la aplicación del anticuerpo, contra seis meses para quienes no lo habían recibido. En 2011 la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó el tratamiento anti CTLA-4 para el melanoma metastásico. En 2012 se dieron a conocer resultados para una nueva terapia con anticuerpos llamada anti-PD-1 en cerca de trescientos pacientes. En diciembre de 2014 el anti-PD-1 fue aprobado por la FDA para pacientes con melanoma avanzado.

El desarrollo de nuevas terapias para ayudar al sistema inmunológico a eliminar las células cancerosas empezó con los inspirados estudios de Allison en el bloqueo de la CTLA-4 en modelos de ratones. Expandir el potencial de la inmunoterapia dependerá de la posibilidad de acceso de los pacientes a las drogas y de los resultados a largo plazo.

Más información en ‘Releasing the brakes on cancer immunotherapy’, The New England Journal of Medicine, doi: 10.1056/NEJMp1510079

Julio Gervasoni

Julio Gervasoni