El gaucho en la fotografía decimonónica argentina

para Ciencia Hoy el . Publicado en Número 148.

La fotografía del siglo XIX fue principalmente actividad de profesionales, que vendían sus servicios o productos. Esto la ponía fuera del alcance de las clases pobres, de las cuales formaban parte los gauchos o paisanos de la campaña, quienes seguramente tampoco habrían sentido mayor inclinación por fotografiarse. Pero si bien nunca fueron clientes de los fotógrafos, esas clases a menudo fueron objeto del interés de estos, que solían cultivar un género lucrativo para ellos y atractivo para la creciente burguesía: las fotos de tipos y costumbres, comercializadas en álbumes y con el tiempo en postales y periódicos. En esas fotos, el gaucho resultaba presentado como un pintoresco personaje, típico de la sociedad argentina. Sus imágenes eran ofrecidas por los fotógrafos a las familias locales acomodadas y a extranjeros curiosos y a la caza de recuerdos sobre las costumbres del país.

Esteban Gonnet (atribuida), La doma, ca. 1865. Biblioteca Nacional de Venezuela Esteban Gonnet (atribuida), La doma, ca. 1865. Biblioteca Nacional de Venezuela.

Se creó así una figura estereotipada, con ribetes de ficción: un gaucho que se ocupaba de domar potros, señalar y marcar vacunos, esquilar ovejas, conducir arreos o trabajar el cuero. También tenía sus entretenimientos: jugar a las cartas o a la taba, guitarrear, bailar y, a caballo, correr carreras o ensartar la sortija. Su alimento era la carne asada; su bebida, el mate; sus virtudes, el coraje y la hospitalidad, y entre sus vicios estaban la ginebra y el duelo a cuchillo. Curiosamente, entre los rostros de las fotos –criollos con mayores o menores reminiscencias indígenas– suelen aparecer cada tanto gringos de tez clara, a menudo integrantes de la comunidad británica (muchas veces irlandeses), que se asentaron tempranamente en el medio rural bonaerense, antes de la difusión de la agricultura y la llegada de las grandes oleadas de europeos, y adoptaron muchas de las costumbres locales.

Esteban Gonnet, Juego de la taba, ca. 1866. The New York Public Library. Esteban Gonnet, Juego de la taba, ca. 1866. The New York Public Library.

Una interesante excepción a la mencionada fotografía de propósito comercial se debe al escocés James Niven, que hizo una serie de tomas de las estancias de ovejeros británicos de la cuenca del Salado para enviar a sus padres en Escocia, en las que aparecen gauchos o gringos con un propósito más documental que pintoresquista.

El tipo de fotografía que comentamos fue tomando auge durante las décadas de 1860 y 1870 (recuérdese que la fotografía en el mundo, lo mismo que en el Río de la Plata, había nacido con los daguerrotipos en la década de 1840). Podemos encontrarle antecedentes en pintores y grabadores de las primeras décadas del siglo XIX. Y más o menos en coincidencia con el gaucho de ficción de los fotógrafos cobró cuerpo su contraparte en las letras, bien conocida por las obras clásicas de la literatura y el teatro gauchescos, en primer lugar el Martín Fierro de José Hernández, aparecido en 1872.

Benito Panunzi, Pobladores del campo, ca. 1866. Colección Carlos Sánchez Idiart Benito Panunzi, Pobladores del campo, ca. 1866. Colección Carlos Sánchez Idiart

En este contexto nació la Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados, el primer fotoclub argentino, fundada en 1889 (de la que estaban estatutariamente excluidos los fotógrafos profesionales). La formaron integrantes cultos y progresistas de las clases acomodadas, muchos de ellos estancieros, que también dirigieron su mirada a los pobladores de la campaña, pero sin interés comercial. En sus fotos muchas veces los gauchos posan naturalmente, como podrían hacerlo otros conocidos de los fotógrafos, si bien nunca quedaron registrados con nombre y apellido: seguían siendo personajes genéricos, un carácter hasta cierto punto enfatizado por el hecho de que frecuentemente se trataba de los peones de las estancias de los propios fotógrafos. Por otro lado, la visión política de estos, de corte liberal y reformista, los inducía a pensar que el progreso iría dejando al gaucho relegado al mundo de esa ficción que cultivaban con esmero y seguramente recordarían con nostalgia.

Uno de los fundadores de la SFAdeA, Francisco (Paco) Ayerza, concibió precisamente el proyecto de ilustrar fotográficamente una publicación de lujo del Martín Fierro a ser impresa en Francia y, si bien no llegó a concretarse, dejó una valiosa colección de fotos. Las protagonizan gauchos genuinos, que trabajaban en la estancia San Juan, de Leonardo Pereyra, otro de los impulsores de la SFAdeA, pero sus poses y vestimentas son decididamente teatrales, al punto de que integran la colección tomas de un multitudinario baile de pericón en el patio de un rancho, en el que participan integrantes de la compañía teatral de los hermanos Podestá, contratados por Ayerza para la ocasión. Igualmente ficticias son las clásicas escenas de amor pastoril junto a un palenque o un aljibe. Las fotos de Ayerza constituyen así una expresión visual del gaucho de la ficción literaria, que ha subsistido hasta hoy en la imaginación popular y aún campea en segundo plano en ámbitos como los escolares, la música popular o los medios periodísticos de masas.

En la última década del siglo, con la SFAdeA en plena actividad, la inmigración, el progreso, la expansión de la agricultura y la apertura al mundo por el comercio, los ferrocarriles, el telégrafo y la navegación de ultramar fueron confinando al gaucho cada vez más a dicho hogar de ficción, reemplazado en la vida real por una amalgama de inmigrantes y criollos modernizados.

La fotografía no dejó de tomar nota del cambio, ni tardó en adaptarse a él. El género pintoresquista, si bien no desapareció por dos o tres décadas más, fue quedando eclipsado por el creciente género periodístico, al que muchas veces proporcionó un matiz de color.

Esta sección se publica con el asesoramiento de Abel Alexander y Luis Priamo.

SFAdeA es la sigla usada por la Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados para identificar las obras de sus integrantes, cuyos nombres no siempre se logran establecer para cada pieza.

Fotógrafo desconocido, Gauchos (costumi del campo), ca. 1866. Álbum Vedute di Buenos Aires, colección Ediciones de la Antorcha. Fotógrafo desconocido, Gauchos (costumi del campo), ca. 1866. Álbum Vedute di Buenos Aires, colección Ediciones de la Antorcha. James Niven, Gaucho vasco, ca. 1870. Colección familia Niven James Niven, Gaucho vasco, ca. 1870. Colección familia Niven James Niven, Conductores de diligencia, ca. 1870. Colección familia Niven James Niven, Conductores de diligencia, ca. 1870. Colección familia Niven Francisco Ayerza (SFAdeA), Payando, ca. 1890. Colección César Gotta Francisco Ayerza (SFAdeA), Payando, ca. 1890. Colección César Gotta Francisco Ayerza (SFAdeA), El Gato. Baile, ca. 1890. Colección Christian Favier Dubois  Adviértase que estas dos fotos, lo mismo que la superior de la página 27 y la inferior de la página 28, fueron tomadas en el mismo lugar, aunque no todas en el mismo momento. Francisco Ayerza (SFAdeA), El Gato. Baile, ca. 1890. Colección Christian Favier Dubois Adviértase que estas dos fotos, lo mismo que la superior de la página 27 y la inferior de la página 28, fueron tomadas en el mismo lugar, aunque no todas en el mismo momento. Francisco Ayerza (SFAdeA), Matando el tiempo, ca. 1890. Colección Christian Favier Dubois Francisco Ayerza (SFAdeA), Matando el tiempo, ca. 1890. Colección Christian Favier Dubois Francisco Ayerza (SFAdeA), Asado y mate, ca. 1890. Colección César Gotta Francisco Ayerza (SFAdeA), Asado y mate, ca. 1890. Colección César Gotta Francisco Ayerza (SFAdeA), Noviazgo, ca. 1890. Colección Christian Favier Dubois Francisco Ayerza (SFAdeA), Noviazgo, ca. 1890. Colección Christian Favier Dubois Francisco Ayerza (SFAdeA), Partida de naipes, ca. 1890. Colección Christian Favier Dubois Francisco Ayerza (SFAdeA), Partida de naipes, ca. 1890. Colección Christian Favier Dubois Fotógrafo no identificado (SFAdeA), Gaucho y perro, ca. 1895. Archivo General de la Nación Fotógrafo no identificado (SFAdeA), Gaucho y perro, ca. 1895. Archivo General de la Nación Samuel Rimathé, Duelo a cuchillo, ca. 1895. Colección César Gotta Samuel Rimathé, Duelo a cuchillo, ca. 1895. Colección César Gotta Samuel Boote, Personal de una estancia, ca. 1895. Álbum Vistas de Buenos Aires. Colección Dirán Sirinian Samuel Boote, Personal de una estancia, ca. 1895. Álbum Vistas de Buenos Aires. Colección Dirán Sirinian. Arturo W Boote, Un payador, ca. 1903. Publicada como postal por Roberto Rosauer. Colección HL Pezzimenti Arturo W Boote, Un payador, ca. 1903. Publicada como postal por Roberto Rosauer. Colección HL Pezzimenti Harry Grant Olds, Gaucho, ca. 1905. Colección Ediciones de la Antorcha Harry Grant Olds, Gaucho, ca. 1905. Colección Ediciones de la Antorcha