¡Mamá pulpa!

para Ciencia Hoy el . Publicado en Grageas, Número 150.

I’d like to be under the sea,
In an octopus’s garden in the shade
The Beatles

Los pulpos típicamente solo se reproducen una vez en su vida: los machos mueren no mucho después de copular y las hembras al poco tiempo de que los huevos eclosionen. Ese comportamiento se conoce como semelparidad (del latín semel, una sola vez) y se diferencia de la itelparidad, propia de los organismos que se reproducen varias veces en sus vidas.

Una vez depositada la puesta en el fondo del mar, la hembra del pulpo la protege y cuida hasta la eclosión de los juveniles. En la mayoría de las especies de aguas poco profundas, el período de cuidado maternal dura entre uno y tres meses, como es el caso del pulpito que puebla las costas argentinas (Octopus tehuelchus). Pero no es así con las especies de aguas profundas, que viven en ambientes con altas presiones, total oscuridad y temperaturas bajas que rondan los 4oC. Su estudio, por otra parte, presenta un verdadero desafío pues solo se puede realizar con muy costosos equipos.

A pesar de haberse hecho numerosas observaciones en acuarios, nunca se había logrado estudiar un pulpo de aguas profundas en su hábitat natural, a unos 1400m de profundidad. Esto pudo realizarse por medio de repetidas visitas (18 en cinco años) de un sumergible operado remotamente a una pared del cañón submarino de Monterrey, en la costa de California. En una de las sumersiones se avistó un pulpo hembra de la especie Graneledone boreopacifica a poco de adherir sus huevos a dicha pared y se pudo seguir en el tiempo la suerte que corrieron.

La postura encontrada consistió de unos 160 huevos, cada uno encerrado en una envoltura transparente. Después de 53 meses eclosionaron juveniles en forma de diminutos pulpitos. Este período de desarrollo embrionario es, por lejos, el más largo que se haya registrado para una especie animal.

Los investigadores no hallaron evidencia de alimentación de la madre durante la incubación de los huevos. Seguramente la baja temperatura y la inactividad significaron para ella una escasa demanda metabólica, pero aún resta entender cómo hace la hembra para sobrevivir sin alimento durante tanto tiempo.

Más información en Robison B, Seibel B & Drazen J, 2014, ‘Deep-Sea Octopus (Graneledone boreopacifica) conducts the longest-known egg-brooding period of any animal’, Plos One, 9, 7: 1-4.