En busca del donante ideal

por para Ciencia Hoy el . Publicado en Grageas, Número 155.

Cuando se realiza un trasplante alogénico de células progenitoras hematopoyéticas, corrientemente llamado trasplante de médula, la elección del donante es crucial. Esos nombres técnicos indican un trasplante de células capaces de generar todos los componentes de la sangre, tomadas de la médula ósea de un donante, un procedimiento empleado para tratar pacientes de leucemia y otras enfermedades que fueron sometidos a quimioterapia y, como consecuencia, sufrieron la destrucción de los mecanismos de su sistema inmune.

Una persona trasplantada enfrenta, en principio, dos posibles efectos: uno beneficioso, llamado efecto injerto contra tumor (graft versus tumor), por el cual el tejido injertado ataca a las células tumorales; el otro, perjudicial, la enfermedad injerto contra huésped aguda (acute graft versus host disease), en el cual las células trasplantadas toman al cuerpo del paciente como extraño y lo atacan.

Uno de los indicadores que se utiliza para estimar la eficacia de la terapia es la tasa de recaída, es decir, el número de pacientes injertados que vuelven a experimentar la enfermedad. Si bien muchos factores genéticos desempeñan un papel en el resultado de un trasplante, se han encontrado asociaciones entre los efectos de un injerto, la tasa de recaída y la existencia de polimorfismos en los genes del donante.

 

Imagen de microscopía electrónica de sangre humana. Las células esféricas de superficie irregular son leucocitos, de los que hay diversas clases. La barra que da la escala aproximada mide 10 micrómetros o milésimas de milímetro. National Cancer Institute, Wikimedia Commons.

Estos son cambios o mutaciones en el ADN que se repiten en por lo menos 1% de la población. Si los cambios son menos difundidos, no se los llama polimorfismos sino solo mutaciones. Así, un mismo gen puede tener diferentes versiones llamadas alelos. El polimorfismo, entonces, alude a la presencia en una población de múltiples alelos de un gen.

El análisis estadístico de 245 pares paciente-donante que se sometieron a trasplantes hematopoyéticos alogénicos realizados en cuatro centros de la Argentina permitió establecer que, para aquellos pacientes antes tratados con quimioterapia de altísima toxicidad (técnicamente, que fueron sometidos a un acondicionamiento mieloablativo), los polimorfismos de un gen determinado en la sangre de los donantes pueden tener una influencia significativa en el resultado de la terapia. En particular, se encontró una asociación entre determinado polimorfismo del donante y el incremento del efecto injerto contra huésped.

En otras palabras, las condiciones genéticas de pacientes y donantes tienen una notable incidencia en el poder curativo de las terapias con células progenitoras hematopoyéticas. Que se haya confirmado el efecto de determinados polimorfismos del donante en la recuperación del paciente es un resultado de una gran relevancia, dado que la identificación de esos polimorfismos permitiría ajustar con precisión el tratamiento para cada paciente y elegir sobre bases firmes el donante ideal.

Más información

Berro M et al., 2017, ‘Transforming growth factor-β1 functional polymorphisms in myeloablative sibling hematopoietic stem cell transplantation’, Bone Marrow Transplantation, 52 (5), 2: 739-744, doi 10.1038/bmt.2016.355, www.nature.com/bmt.

Horacio Heras

Julio Gervasoni