Áreas de conservación del medio marino

por para Ciencia Hoy el . Publicado en Grageas, Número 161.

La mayoría de la gente tiene alguna familiaridad con el concepto de área natural protegida y lo asocia con diversas formas jurídicas y administrativas orientadas a la conservación del medio natural terrestre, como parques nacionales, reservas de vida silvestre, monumentos naturales, etcétera. Por lo general esas áreas protegidas son extensiones mayores o menores del territorio elegidas, entre otras razones, por haber sufrido pocas alteraciones de origen humano a sus ecosistemas naturales. Para designar a las menos alteradas se suele recurrir a expresiones como ‘áreas silvestres prístinas’ (lo cual difícilmente sea literalmente cierto) y en inglés, al término wilderness.

La aplicación de estos conceptos al medio marino es más rara y, de hecho, la designación de áreas marinas protegidas es relativamente nueva. Un reciente estudio publicado en Current Biology, realizado por biólogos marinos de Australia, Canadá y los Estados Unidos, procuró identificar las áreas silvestres marinas (marine wilderness areas) que quedan en el mundo, es decir, aquellas en que los ecosistemas están poco amenazados por la acción humana y tienen, en consecuencia, un alto valor para conservar la biodiversidad. Por lo general se trata de extensiones que albergan especies endémicas y que están en mejores condiciones para resistir las consecuencias del cambio climático y recuperarse de ellas.

En los océanos del mundo se distinguen zonas de explotación económica exclusiva, sujetas a la jurisdicción de las naciones ribereñas (esencialmente franjas costeras de 200 millas de ancho), zonas no sujetas a esa jurisdicción y por ende de explotación económica común (sujeta a acuerdos internacionales diversos) y zonas protegidas o de explotación económica restringida o excluida (ubicadas en ambas anteriores). El mapa muestra la distribución global de esas zonas y en ellas, las áreas silvestres marinas.

Entre las conclusiones del estudio se destaca que, de acuerdo con los criterios de los autores, el 13,2% de los océanos puede hoy considerarse silvestre. Esto representa unos 55 millones de km2 ubicados sobre todo en alta mar en el hemisferio sur y en latitudes extremas. Muy pocas aguas silvestres son costeras (donde, por ejemplo, están los arrecifes coralinos) y no más del 4,9% de las áreas marinas silvestres están en zonas protegidas. Las mayores extensiones silvestres en áreas de explotación económica exclusiva están en el Ártico, las islas independientes del Pacífico, Chile, Australia y Nueva Zelanda.

Áreas silvestres marinas en zonas de explotación económica exclusiva (celeste) y común (azul). En punteado rojo, los límites de las zonas de explotación económica exclusiva y común, y en verde, los de las áreas protegidas.

Al sur de las Malvinas y a unos 150 km al este de la Isla de los Estados está indicada la primera área protegida en alta mar del Atlántico sudoccidental, conocida como Namuncurá-Banco Burdwood.

Más información en Jones KR et al., 2018, ‘The location and protection status of earth’s diminishing marine wilderness’, Current Biology, 28: 2506-2512.