Inicio Volumen 10 Número 58 El primer trabajo de Newton sobre su teoría de la luz y...

El primer trabajo de Newton sobre su teoría de la luz y los colores

En esta nueva sección, consistente en traducciones de trabajos famosos o raros en la historia de la ciencia, presentamos el trabajo de Newton de 1672, en el que publicó por primera vez sus experimentos e hipótesis sobre la luz y los colores.

Newton a los 46 años retratado por sir Godfrey Kneller en 1689.
Newton a los 46 años retratado por sir Godfrey Kneller en 1689.

A partir de este número inauguramos esta sección de aparición periódica que contendrá trabajos científicos particularmente significativos o curiosos del pasado de la ciencia. Los textos serán seleccionados y traducidos especialmente para Ciencia Hoy por un historiador de la ciencia miembro del comité editorial.

El primer trabajo de Newton sobre la luz que recoge sus experimentos e ideas a partir de 1666, fue publicado en el número correspondiente al 19 de febrero de 1672 de las Philosophical Transactions of the Royal Society (número 80, pp. 3075-87). Lo que sigue es su texto completo (se mantiene la bastardilla del original; lo que va entre corchetes son agregados para facilitar la lectura en castellano).

Una carta del Sr. Isaac Newton, profesor de matemáticas en la universidad de Cambridge, que contenía su Nueva Teoría sobre la Luz y los Colores, fue enviada por el autor al editor desde Cambridge el 6 de febrero de 1672 para ser comunicada a la Royal Society.

Vista aérea de la ciudad en la actualidad. El río (que en el grabado corre horizontalmente) aquí va desde ángulo inferior derecho al superior izquierdo. Adviértase que, a excepción de la aparición de varios edificios nuevos, prácticamente no ha habido cambios en cuanto a la disposición de los colleges.
Vista aérea de la ciudad en la actualidad. El río (que en el grabado corre horizontalmente) aquí va desde ángulo inferior derecho al superior izquierdo. Adviértase que, a excepción de la aparición de varios edificios nuevos, prácticamente no ha habido cambios en cuanto a la disposición de los colleges.

Señor, Para cumplir la última promesa que le hice, le haré saber sin más trámite que durante el comienzo del año 1666 (cuando me dedicaba al pulido de vidrios ópticos no esféricos), me procuré un prisma de vidrio triangular, para probar con él los famosos fenómenos de los colores. Y habiendo para eso oscurecido mi cuarto y efectuado un pequeño orificio en el postigo de la ventana para dejar pasar una cantidad conveniente de luz de sol, coloqué mi prisma en la entrada [del orificio], de tal modo que [la luz] pudiera ser refractada hacia la pared opuesta. Al comienzo, era un entretenimiento muy placentero ver los vívidos e intensos colores producidos de tal modo; pero después de un rato de haberlos considerado más seriamente me sorprendí de ver que tenían una forma oblonga, la cual, según las conocidas leyes de la refracción, hubiera debido ser circular.

[Los colores refractados] estaban limitados en los costados por líneas rectas, pero en los extremos la disminución de la luz era tan gradual que era difícil determinar exactamente cuál era su figura, aunque parecía semicircular.

Comparando la longitud de este espectro de colores con su ancho, encontré que era cinco veces mayor; una desproporción tan extravangante que despertó en mí una extraordinaria curiosidad de examinar de dónde podría proceder. Apenas podía pensar que los variados espesores del vidrio, o que [el hecho de que este] estuviese envuelto en sombra u oscuridad, pudieran ejercer alguna influencia sobre la luz para producir tal efecto. Sin embargo, consideré que no estaría de más examinar todas estas circunstancias en primer lugar, y así probé lo que pasaría al transmitir luz a través de trozos de cristal de distintos espesores, o a través de orificios en la ventana de distintos tamaños, o colocando el prisma de tal manera que la luz pasase primero a través de él y fuera refractada [por él] antes de atravesar el orificio. Pero no encontré que ninguna de estas circunstancias fuera pertinente. El modo de los colores fue en todos los casos el mismo.

Traducción de Miguel de Asúa

Artículo anteriorCartas de lectores
Artículo siguienteGuía práctica del investigador
Ciencia Hoy
Ciencia Hoy