Inicio Volumen 10 Número 58 Ensayar sin romper

Ensayar sin romper

La aplicación de ensayos no destructivos permite analizar la totalidad de los productos de un proceso industrial para determinar si están en condiciones de resistir a los esfuerzos a los que serán sometidos durante su vida útil. En los ensayos no destructivos la obtención y el procesamiento de los datos constituyen etapas críticas para el diagnóstico del estado de la pieza inspeccionada.

Los productos de la industria manufacturera deben ser ensayados para comprobar si están en condiciones de resistir a los esfuerzos a que serán sometidos durante su vida útil. Cuando las exigencias del mercado imponen ensayar la totalidad de ellos, es necesario aplicar procedimientos que no afecten su integridad. En estos ensayos no destructivos la obtención y el procesamiento de los datos constituyen etapas críticas para el diagnóstico de la pieza inspeccionada.

Los ensayos de productos de la industria manufacturera pueden realizarse sometiendo a la pieza que se examina a esfuerzos crecientes hasta llegar a su ruptura o destrucción, o aplicando procedimientos que no afectan la integridad física de la pieza ensayada. En el primer caso la pieza queda inutilizada después del ensayo. Se considera que una pieza analizada con este procedimiento satisface las exigencias de su uso cuando el daño solo comienza a manifestarse al aplicar esfuerzos superiores, incluyendo un margen de seguridad, a aquellos para los cuales se diseñó.

El segundo caso corresponde a los procedimientos que se denominan usualmente ensayos no destructivos (END). En estos la pieza no es afectada, y la determinación de si el resultado es o no satisfactorio se hace a través de un análisis que puede requerir cierta sutileza. Cuando se debe inspeccionar la totalidad de la producción, solo es posible aplicar ensayos de este tipo. A ellos nos referiremos en este artículo.

Los END son conceptualmente similares a ciertos estudios que se hacen en medicina, como las radiografías, gamagrafías, tomografías o ecografías, y a menudo utilizan las mismas técnicas. En ambos casos se trata de obtener información acerca de las características internas de un cuerpo opaco sin afectar la integridad del mismo.

En lo que sigue usaremos como ejemplo una técnica que, por basarse en las características ferromagnéticas de ciertos materiales (un material ferromagnético es atraído por los imanes), es aplicable a muchos productos de la industria siderúrgica, pero no es apta para el estudio del cuerpo humano, que no es de naturaleza ferromagnética. Sin embargo, muchos conceptos que discutimos en esta nota son aplicables a otras técnicas de END.

Además de preservar la integridad física del producto ensayado, los END deben ser compatibles con la productividad requerida para que el proceso de fabricación sea rentable. Como ocurre con todo proceso de medición, los END están inexorablemente sujetos a un margen de error. Analizaremos cómo se caracteriza la incerteza que este error ocasiona, y cómo se intenta disminuirla.

Alberto Pignotti

Alberto Pignotti

Centro de Investigación Industrial (CINI), Fundación para el Desarrollo Tecnológico, Buenos Aires
Ciencia Hoy
Ciencia Hoy