Inicio Volumen 28 Número 164 La mulita de Mazza

La mulita de Mazza

Hoy el nombre de armadillo se refiere a un conjunto de unas veinte especies de mamíferos placentarios conocidos localmente como peludo, mulita, tatú, pichi, quirquincho, mataco y otros nombres. La designación alude al hecho de que su cuerpo está cubierto dorsalmente por una coraza ósea, la que, por su semejanza con la armadura usada para proteger a caballos militares del siglo XVI, inspiró el nombre a los cronistas españoles. Desde el siglo XIX, los restos fósiles y las especies vivientes de armadillos atrajeron la atención de los naturalistas europeos y americanos, quienes los consideraron un peculiar conjunto de mamíferos primitivos.

En el siglo XX, el interés científico por ellos se extendió a las particularidades del desarrollo embrionario de algunos, en los que es común la poliembrionía, por la cual las hembras gestan crías genéticamente idénticas que provienen de un único óvulo fecundado, como sucede con los gemelos monocigóticos humanos. Ese interés también se fortaleció con el descubrimiento de que comparten enfermedades con el ser humano, entre ellas, la lepra y el mal de Chagas, las que luego se extendieron a otras como brucelosis, leptospirosis, toxoplasmosis, triquinosis, leishmaniasis y giardiasis.

La enfermedad de Chagas o tripanosomiasis americana es endémica de América y se origina...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Artículo anteriorArmadillos
Artículo siguienteCiencia y tecnología en la Argentina de hoy
Susana V Garcia
Doctora en ciencias naturales, UNLP. Investigadora adjunta del Conicet en la FCNyM, UNLP.
Guillermo H Cassini
Doctor en ciencias naturales, UNLP. Investigador asistente en el MACN, Conicet.
Juan Túnez
Doctor en ciencias biológicas, UBA. Investigador adjunto en el Instituto de Ecología y Desarrollo Sustentable, Universidad Nacional de Luján-Conicet.