Inicio Volumen 31 Número 181 El pelícano y sus avatares: del símbolo crístico a un ave en...

El pelícano y sus avatares: del símbolo crístico a un ave en duda

Entre las tantas aves que la tradición occidental convirtió en símbolos transmisores de ideas complejas, la historia del pelícano (Pelecanus onocrotalus) es una de las más peculiares. Su carácter simbólico alcanzó tanto peso que llegó incluso a hacer desaparecer o poner en duda la realidad concreta de este animal, sepultado por el peso inverosímil de sus leyendas. Así pues, el pelícano es un ejemplo elocuente de la mirada transformadora que los seres humanos han dedicado a la naturaleza en su búsqueda por comprenderla o quizá, ante todo, de comprenderse y justificar sus creencias.

Ya en la antigüedad encontramos descripciones bastante fieles, donde destacaba su largo pico con una gran bolsa gular en la mandíbula inferior, cuya función es la pesca y la recolección de alimento. Aristóteles, por ejemplo, indicaba que estas aves tragaban los moluscos enteros con sus conchas y que los recocían en ese saco hasta que se abrían para poder comer su carne (Historia de los animales IX, 10, 614b). En el caso de la Historia naturalis de Plinio (siglo I e. c.), el pelícano era presentado como un ave rumiante que capturaba alimento con gran voracidad para luego, ‘volviéndolo poco a poco a la boca, como rumiando, llevarlo...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Doctora en letras, UBA. Investigadora adjunta en el IFLH, UBA-Conicet. Jefa de trabajos prácticos, UBA.