Inicio Volumen 28 Número 165 La genial visión de una mente vigorosa

La genial visión de una mente vigorosa

El 24 de noviembre de 1859, Charles Darwin publicó en inglés un libro redactado en lenguaje accesible a no especialistas con el extenso título de On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life (Sobre el origen de especies por medio de selección natural, o la preservación de razas favorecidas en la lucha por la vida). Con los años y las sucesivas ediciones terminó siendo conocido sencillamente por El origen de las especies. La obra revolucionó el pensamiento biológico, al punto de haberse afirmado de la visión que expone sobre la evolución de la vida en la Tierra –la teoría de la evolución por selección natural– que nada tiene sentido en la biología actual si no se lo pone en el contexto de esa teoría. En toda la historia de la ciencia, pocas obras han tenido tal influencia transformadora, incrementada por las polémicas que suscitó fuera del ámbito científico, en especial en medios religiosos de los países anglohablantes.
Este año se celebra el sesquicentenario de otra obra de la que se puede sostener que tuvo comparables consecuencias en otra rama del conocimiento humano: las ciencias fisicoquímicas. Nos referimos a...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Artículo anteriorAdiós al kilogramo patrón
Artículo siguienteUn mar de plástico
Alejandro C Olivieri
Doctor en química, Universidad Nacional de Rosario. Investigador superior en el IQUIR, UNR-Conicet. Profesor titular, UNR.