Otra historia de conquista: pasado, presente y futuro de los roedores

362
Las ratas abandonan el barco que se hunde. Pixabay.com

Los roedores, también conocidos como ratas, pericotes, ratones y demás nombres en algunas regiones de Latinoamérica, pertenecen a la clase de los mamíferos y dentro de esta al orden Rodentia. Estos animales tienen pelos, orejas, mamas y regulan el calor como nosotros. Se llaman roedores porque ‘roen’, es decir, comen, desgastan y rebanan con sus dientes, y los hay de muy variados tamaños. Debido a sus diferentes orígenes y patrones evolutivos, los especialistas los han agrupado en tres subórdenes principales: 1) Sciuromorpha, donde se ubican principalmente las ardillas; 2) Supramyomorpha, donde se encuentran la mayoría de los roedores silvestres de la Argentina y las ratas exóticas que vemos en nuestras ciudades, y por último 3) Hystricomorpha, que incluye vizcachas, cuises y tuco tucos. En general, cuando hablamos de ratones, ratas o roedores, pensamos en aquellos que habitan en nuestros patios y galpones, las ratas y lauchas de ciudad, pero en realidad es un grupo mucho más amplio.

Las ratas y otros roedores, que llegaron como migrantes a nuestro continente, tienen una larga historia de convivencia con los humanos.

Dependiendo de la época del año, las ratas o pericotes pueden encontrarse casi a diario en las zonas urbanas, cruzando una calle, escondiéndose entre...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón: