Inicio Volumen 28 Número 168 Sistemas de aguas termales: una ventana sobre la Patagonia mesozoica

Sistemas de aguas termales: una ventana sobre la Patagonia mesozoica

El estudio de evidencias preservadas como fósiles en las rocas permite a la paleontología reconstruir la evolución de las distintas formas de vida desde que aparecieron en la Tierra los primeros organismos, hace unos 3500 millones de años (Ma). Sin embargo, lo que normalmente podemos encontrar de cada ser vivo fosilizado es tan solo una mínima porción de su cuerpo. La preservación de organismos completos y sin desarticular, en la posición que tenían al morir, es muy rara, y se da como consecuencia de varios factores que reducen su desintegración física y su descomposición química y biológica. Uno de los lugares en que eso sucede es el ambiente termal, donde las aguas llegan normalmente hasta los 65°C, y especialmente en aquellos dotados de aguas sobresaturadas con sílice.

Los depósitos de chert –una roca sedimentaria rica en sílice de grano fino– de aproximadamente 350Ma de la localidad de Rhynie, en la región de Aberdeen del noreste de Escocia, conforman uno de esos sitios de preservación fosilífera excepcional. Han sido estudiados por más de cien años y se ha constatado que conservan gran parte del ecosistema, incluidos plantas, animales, bacterias, hongos y protistas, los que aparecen directamente asociados con sus respectivos sustratos biológicos...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Juan L. Garcia Massini
Doctor (PhD) en ciencias geológicas, Southern Methodist University, Texas. Investigador adjunto del Conicet en el CRILAR.
Diego M. Guido
Doctor en ciencias naturales, UNLP. Investigador independiente del Conicet. Profesor adjunto, Facultad de Ciencias Naturales y Museo, UNLP.
Ignacio H. Escapa
Licenciado en ciencias biológicas, Universidad Nacional del Sur. Investigador independiente del Conicet en el Museo Egidio Feruglio.