Inicio Volumen 29 Número 173 La investigación científica agropecuaria en Argentina: buena, pero en deuda

La investigación científica agropecuaria en Argentina: buena, pero en deuda

Actividad agropecuaria e investigación científica y tecnológica

Los seres humanos nos alimentamos fundamentalmente de plantas y animales domesticados. De ambos obtenemos además fibras (por ejemplo, para la ropa, los muebles o los tapizados de los autos) y energía. Las empresas agropecuarias cultivan plantas y crían animales en el campo para obtener los productos que consumimos diariamente. Para cultivar plantas, criar animales y gestionar empresas agropecuarias hace falta saber. Ese saber se nutre de la investigación científica y tecnológica. La producción agropecuaria moderna recurre al asesoramiento profesional, usa tecnologías sofisticadas, atiende a problemas ambientales dentro y fuera de los predios de producción. No descansa únicamente en los saberes adquiridos empíricamente y transmitidos del padre al hijo y del hijo al nieto. La investigación científica identifica problemas, plantea hipótesis y las contrasta mediante observaciones o experimentos diseñados, analizados y revisados rigurosamente. Los avances de conocimiento son publicados en revistas científicas luego de un proceso de revisión. Distintos actores, incluidos los científicos, hacen llegar paulatinamente el conocimiento al resto de la sociedad.

¿DE QUÉ SE TRATA?
¿Cuáles son las características de la investigación en el sector agropecuario, y cómo se responde a la demanda del sector?.

¿De qué se trata el...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Diego Hernán Rotili
Doctorando en ciencias agropecuarias, magíster en agronegocios, FAUBA. Ayudante de primera, FAUBA.
Martín Oesterheld
Doctor en biología, Syracuse University, Estados Unidos. Profesor titular, FAUBA. Investigador superior del Conicet. Director del Instituto de investigaciones fisiológicas y ecológicas vinculadas a la agricultura, IFEVA, FAUBA-Conicet.