Inicio Volumen 28 Número 168 Transporte cooperativo en hormigas

Transporte cooperativo en hormigas

Cómo actúan al unísono sin control central

Individuos y grupos

Cada uno de los peces de un cardumen o de las aves de una bandada no recibe directivas externas ni sabe qué están haciendo los integrantes lejanos de su grupo. Sin embargo, ambos conjuntos de animales son capaces de moverse en formación de maneras increíblemente precisas. Conocer cómo integrantes individuales de aglomeraciones logran actuar al unísono y sin un control central para llevar a cabo comportamientos colectivos complejos es un tema de fundamental importancia tanto teórica como práctica. Descubrir los mecanismos que posibilitan tal resultado puede ayudar a comprender mejor el funcionamiento de otros sistemas descentralizados, entre ellos las redes neuronales biológicas y sus homónimas artificiales propias de los campos de la computación y la robótica.
Las hormigas son ideales para analizar los mecanismos que permiten la coordinación de individuos independientes y resultan en comportamientos colectivos descentralizados. Primero, son fáciles de observar y se puede manipular a los integrantes de grupos de manera relativamente sencilla. Segundo, sus comportamientos individuales no responden a órdenes externas. La hormiga reina no conoce ni influye en el comportamiento de las obreras, y la mayoría de las actividades que realizan las obreras, incluyendo el cuidado de...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Alejandro G Farji-Brener
Doctor en biología, UBA. Investigador principal del Conicet en el Laboratorio de Investigaciones en Hormigas (LIHO), INIBIOMA, Universidad Nacional del Comahue-Conicet. Profesor adjunto, Universidad Nacional del Comahue.