Inicio Volumen 30 Número 180 Conocimiento sin reconocimiento

Conocimiento sin reconocimiento

Introducción

Suponga el lector que participa de una investigación en la que le presentan docenas de preguntas comparando ciudades. Una podría ser las siguiente:

¿Cuál de estas ciudades alemanas tiene mayor población?

  (a) Hamburgo       (b) Kassel

Como los investigadores saben que probablemente usted no conozca la mayoría de las respuestas, le indican que use la siguiente heurística (estrategias eficientes que guían la búsqueda de soluciones): ‘Si reconoce solo una de las ciudades, elíjala’. Si usted, como la mayoría, reconociera Hamburgo, pero no Kassel, eligiéndola respondería correctamente ya que Hamburgo tiene más habitantes que Kassel. Mediante esta heurística del reconocimiento lograría muchas más respuestas correctas que eligiendo al azar entre parejas de ciudades más y menos pobladas. ¿Por qué se puede inferir la población relativa a partir del reconocimiento? Por tres características humanas muy desarrolladas a lo largo de milenios: 1) capacidad prácticamente ilimitada para reconocer (caras, lugares, palabras); 2) capacidad prácticamente ilimitada para generar asociaciones mnemónicas (sin deliberación y sin notarlo), entre elementos de los ambientes a los que nos exponemos, y 3) capacidad prácticamente ilimitada para detectar regularidades y relaciones en esos ambientes. Esta última capacidad se basa en que elementos ambientales como ciudades, cantidades...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Magíster en psicología cognitiva, UBA. Licenciado en informática, Universidad Católica de Salta. Profesor en Disciplinas Industriales, Universidad Tecnológica Nacional (UTN).