Gliese 411b

Encuentro cercano con un nuevo exoplaneta

Introducción
Desde la antigüedad, los planetas despertaron la curiosidad de la humanidad. Esas luces brillantes en el cielo se diferencian de todas las demás por una razón que se intuye profunda y trascendente. Su posición, a lo largo de los meses y los años, cambia con respecto a las llamadas estrellas fijas. De hecho, el término planeta viene del griego Πλανήτης, que significa significa errante, vagabundo o trotamundos. Explicar esta relativamente sencilla observación fue el objetivo de los primeros modelos de Ptolomeo y de Hipatia de Alejandría. Este problema iluminó el camino hacia la revolución científica, que culminó con la formulación de la ley de gravitación universal por parte de Isaac Newton, y de la que participaron, entre muchos otros, Copérnico, Galileo y Kepler. Todos ellos intentaban explicar precisamente el movimiento de los planetas.
El estudio de los planetas en órbita alrededor de estrellas que no son el Sol (llamados planetas extrasolares o exoplanetas) guarda similitudes con la historia de la exploración de los planetas del sistema solar. La gran cantidad de cambios y modificaciones en nuestra comprensión acerca de la formación y evolución de los planetas que se produjeron a partir de la detección...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Rodrigo Fernando Diaz
Rodrigo Fernando Díaz Doctor en ciencias físicas, Universidad de Buenos Aires. Investigador adjunto en el IAFE, UBA-Conicet.