Inicio Volumen 29 Número 174 Hacia una ciencia cada vez más abierta

Hacia una ciencia cada vez más abierta

La imprenta de tipos móviles, difundida en Occidente desde mediados del siglo XV, pronto se convertiría en una aliada inmejorable en el proceso secular de creciente acceso al conocimiento especializado. La llamada ‘revolución científica’ del siglo XVII fue un fenómeno de largo y amplio alcance, un punto de partida tanto como un punto de llegada, diseminado y garantizado a través del libro. Aunque la transmisión oral permaneció como mecanismo predominante de difusión del conocimiento durante los tiempos premodernos, no es menos real que la continua alfabetización y ampliación de los sectores letrados contribuyeran a incrementar y refinar la demanda de la palabra escrita.
Lo cierto es que, al menos desde el siglo XVII en adelante, se percibe una consolidación progresiva de las disciplinas científicas tal como las conocemos hoy. La investigación científica capturó un interés de mayor alcance y los debates, hipótesis, resultados y conclusiones de los especialistas pasaron a formar parte de una opinión pública en formación, más allá de los círculos conspicuos de especialistas, universidades, academias y mecenas. La alfabetización masiva propia de los siglos XIX y XX llevaría a este fenómeno a niveles de difusión y debate sin parangones.
Por otra parte, sabemos que durante el siglo XX el...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón: