Inicio Volumen 31 Número 186 Imaginación y experiencia en el discurso geográfico del Renacimiento

Imaginación y experiencia en el discurso geográfico del Renacimiento

En la dedicatoria al rey de su Cosmografía universal, publicada en París en 1575, André Thevet explicaba a Enrique III de Francia que la obra comprendía la descripción no solo del orden de los cielos y los cuerpos celestes sino de las latitudes y longitudes de la Tierra, así como las prácticas y costumbres de los pueblos que la habitaban (figura 1). Thevet destacaba el hecho de que eran las observaciones realizadas en sus navegaciones a las cuatro partes del mundo en el transcurso de diecisiete años las que le permitían ofrecer descripciones fidedignas de ‘tierras desconocidas por los antiguos y modernos’ (terres incogneues des anciens & modernes). ‘Cierto es que algunos antiguos las describieron, pero no fue más que a partir de la imaginación’, señalaba el cosmógrafo mientras ponía en valor sus propios aportes: ‘Yo solo alego lo que vi con los ojos o escuché de aquellos que fueron a tales sitios’ (Vray est que quelques anciens en ont descrit, mais ce n a este la plus part que par imagination, ou un simple raport: la ou je n’allegue que ce qu oculairement j’ay vu ou entendu de ceux qui sont sur les lieux…). Esta frase, que bien podría...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Doctora en historia, UBA-Universidad de París 7 Diderot. Investigadora adjunta en el Laboratorio de Investigación en Ciencias Humanas (LICH), UNSAM-Conicet. Profesora adjunta, UNSAM.