Posibles paliativos a los efectos de la intensificación agrícola en abejas melíferas y sus productos

776
Adobestock.com

Con un aumento vertiginoso, la población mundial se ha triplicado desde 1950 hasta alcanzar un total actual de aproximadamente 8000 millones de habitantes; además, todo indica que se acercará a los 10.000 millones para el año 2050. Jamás en la historia de la humanidad se ha registrado tal crecimiento demográfico, ni tal proyección de crecimiento poblacional próximo. En este sentido, y con fuertes diferencias regionales, cabe señalar que es posible que las existencias de alimento per cápita a nivel mundial se reduzcan significativamente para 2050, estimaciones que se basan fundamentalmente en que la superficie terrestre con posibilidades de ser dedicada a la producción agropecuaria es finita. Actualmente, más de un tercio de la superficie global se usa para fines agrícolas y seguramente incrementarla supone consecuencias ambientales y sociales no deseadas, como la destrucción de bosques y la transformación de paisajes. El incremento poblacional también conlleva la expansión urbana sobre algunas de las tierras agrícolas más productivas del mundo. Invariablemente, este fenómeno produce cambios de toda índole y a todo nivel de análisis (sociológico, político, económico, etcétera) y es, al mismo tiempo, agente transformador de la matriz agroproductiva mundial. Resulta evidente que el presente y seguramente el futuro inmediato estarán indisolublemente...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón: