Inicio Volumen 30 Número 179 La historia que cuentan los cladogramas

La historia que cuentan los cladogramas

La evolución resulta la explicación más simple y coherente al origen de la diversidad de especies con las que compartimos el planeta. La historia de los seres vivos es resultado de una secuencia de eventos que conecta a los genes en los que se encripta esa diversidad con la historia de las áreas donde esas especies distribuyen. ¿La causa? El aislamiento reproductivo de sus poblaciones ancestrales como consecuencia de la aparición de barreras conductuales o geográficas, por ejemplo, y los cambios ocurridos a través del tiempo en sus genomas.

Así, la historia de la vida no es otra cosa que la historia de sucesivas modificaciones genéticas y esos cambios, que se expresan en la morfología del fenotipo, han sido utilizados por los científicos para establecer clasificaciones con el propósito de ordenarla y comprenderla. En la actualidad, a pesar de ello, no es suficiente como criterio de clasificación la similitud morfológica y la variabilidad que pueda existir entre dos organismos, sino especialmente la narrativa implícita en esas variaciones.

La obsesión por las clasificaciones

Clasificar ha sido una obsesión de los naturalistas que se remonta a los tiempos de Aristóteles. No obstante, el desafío actual para la taxonomía radica en inferir, a partir de esas...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Magíster en Ciencias, Academia de Ciencias de Cuba. Auxiliar docente, UNLP. Profesor adjunto, Universidad de Belgrano. Docente-investigador, División de Plantas Vasculares, Museo de La Plata, UNLP.