Inicio Volumen 28 Número 164 Las escuelas públicas en tiempos de caudillos

Las escuelas públicas en tiempos de caudillos

Hacia fines de la década 1840 el gobierno de Entre Ríos, una de las provincias de la Confederación Argentina, incrementó sustancialmente su inversión en educación. No solo generó las condiciones para erigir el con el tiempo prestigioso colegio de Concepción del Uruguay, sino también puso en marcha una importante red de escuelas elementales. En Gualeguay, por caso, se colocó en el frente de una de ellas la placa de mármol que reproduce la figura.

¿DE QUÉ SE TRATA?
La educación elemental a principios del siglo XIX en el actual territorio argentino

Por su envergadura y ambición, se trató de una experiencia educativa singular, poco frecuente en otros distritos. En el temprano siglo XIX, las escuelas del actual territorio de la Argentina se caracterizaron casi siempre por sus limitados recursos y su pobreza material. Así, en el poblado de Navarro, a unos 120km al sudoeste de la ciudad de Buenos Aires, había en 1828 una escuela para varones en las cercanías de la plaza y la iglesia. Era un local de unos 8 x 5m, con paredes de adobe crudo, techo de paja sostenido por troncos de álamo, dos ventanas de regular tamaño con rejas de palo y piso a medio enladrillar, que carecía de equipamiento,...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

José Bustamante Vismara
Doctor en historia, Universidad Nacional de Mar del Plata. Investigador adjunto en el CEHIS, UNMDP-Conicet. Docente auxiliar, UNMDP.