Inicio Volumen 7 Número 40 Los Chicos y la Ciencia

Los Chicos y la Ciencia

Entre el material llegado a Ciencia Hoy con motivo del concurso de humoristas gráficos convocado recientemente, había un conjunto de dibujos enviados por alumnas del colegio María Inmaculada, de Las Varillas, en Córdoba, que, sí bien no obtuvieron premio -el concurso terminó declarado desierto- fueron separados para su publicación por el comité editorial, en reconocimiento de la iniciativa de las estudiantes y del esfuerzo que realizaron, así como por su carácter revelador de los conceptos juveniles sobre la ciencia. El comité agradece a las jóvenes humoristas y regalará al colegio una colección de la revista, para enriquecer su biblioteca.

ROCIO OLIVA, CECILIA MASTRI Y MARINA PEREZ
ROCIO OLIVA, CECILIA MASTRI Y MARINA PEREZ

HUMOR

En la fantasía de las autoras, la ciencia aparece asociada, en tres de los cinco ejemplos publicados, con máquinas antropomorfas o robots, que se comportan como si fueran personas -pero dominan a estas-, o con artefactos con funciones casi mágicas, como transformar hombrecillos en libros. Se podría concluir que los productos del conocimiento científico y tecnológico son lo primero que se asocia con la ciencia y, por extensión, terminan considerándose idénticos a la ciencia misma; por otra parte, tienen el doble carácter de ser avasalladores de las personas y de producir fantásticos efectos, atributos que se hacen extensivos a la ciencia, la que termina consistiendo en la actividad de inventar adminículos -los inventos- cuyas capacidades son tan ilimitadas que superan enormemente a las de los humanos, quienes tienen que someterse a unos amos técnicos.

Arriba: PAOLA CARRARA Y MARIA ELISA TONINETTI. Abajo: MELINA CAVAGLIA Y PAOLA RAVIOLA
Arriba: PAOLA CARRARA Y MARIA ELISA TONINETTI. Abajo: MELINA CAVAGLIA Y PAOLA RAVIOLA

Los otros dos dibujos revelan facetas distintas de la visión juvenil de la ciencia. En la donación reaparecen la dimensión mágica de la ciencia y una visión de esta como la producción de objetos o resultados, distintos del propio conocimiento; pero quienes imaginaron que el clon de un chico pudo resultar un conejo -las únicas para quienes el personaje que representa al científico es femenino- percibieron acertadamente la unidad esencial de los seres vivos. En cambio, en el hombre al que se le iluminó la lamparita, para usar un giro coloquial que seguramente pasó por la mente de la dibujante, podría pensarse que, muy propiamente, la humorista asoció a la ciencia con pensar y producir ideas.

Izq: MELINA CAVAGLIA Y PAOLA RAVIOLA. Der: PAOLA CARRARA Y MARIA ELISA

Artículo anteriorSiguiendo el Rastro del Choike
Artículo siguienteLa Infancia de la Ciencia
Ciencia Hoy
Ciencia Hoy