Inicio Volumen 7 Número 40 Siguiendo el Rastro del Choike

Siguiendo el Rastro del Choike

Dos visiones desde el hemisferio sur de estructuras celestes; el cometa Hale-Bopp y la Cruz del Sur.

La Cruz del Sur, así como la región del cielo a su alrededor, ha sido siempre motivo de admiración. La exquisita riqueza de ese campo estelar y la utilidad de la Cruz para ayudar a determinar los puntos cardinales han hecho que muchas culturas la tomaran como símbolo. De hecho, la Cruz y 'el puntero' ( a y ß Centauri), aparecen en muchas banderas, escudos y logos.

El peso simbólico de la Cruz, nacido como sutil mezcla de psicología humana y bóveda celeste, unidas por la soledad existencial de la noche sureña dio origen a mitología incorporadas en constelaciones que, si bien no están incluidas en las 88 constelaciones oficiales, no dejan de ser menos interesantes.

PARA LOS ANTIGUOS POBLADORES DE LA ZONA DE ESQUEL, PROVINCIA DE CHUBUT LA CONSTELACION DE LA CRUZ DEL SUR, REPRESENTA EL RASTRO O HUELLA DE CHOIQUE O ÑANDU
PARA LOS ANTIGUOS POBLADORES DE LA ZONA DE ESQUEL, PROVINCIA DE CHUBUT. LA CONSTELACION DE LA CRUZ DEL SUR, REPRESENTA EL RASTRO O HUELLA DE CHOIQUE O ÑANDU

Antonio Díaz Fernández, especialista en lengua mapuche, ha recogido de los pobladores de Esquel historias sobre cómo los antepasados de estos vivenciaban los fenómenos celestes. Para ellas, la Cruz del Sur se representaba con 'el rastro o la huella del choike o ñandú', animal considerado sagrado. El antropólogo Roberto Lehmann-Nitsche, señala que en la Patagonia septentrional, hacia el Siglo XVIII, se imaginaba a la Vía Láctea como un campo de cacería de ñandúes, en el que estos eran perseguidos por cazadores, representados por estrellas, que les arrojaban sus boleadoras, simbolizadas por el puntero, y acumulaban sus cuerpos y plumones en das montículos, las Nubes de Magallanes. El ñandú tenía su hogar, 'la nidada del ñandú', en el asterismo también conocido como 'las siete cabritas', 'la gallina con los pollitos', o más oficialmente, 'las Pléyades'.

NEMEC Y EL AMANIC

La playa del denso bosque donde estaba enclavada la toldería mocoví se ensombrecía en las primeras horas vespertinas [...]. El cacique Nemec, cazador habilidoso como pocos, husmeó una presa en las sombras movedizas y, sin perder tiempo, se lanzó a capturarla. Pero por más empeño y artimaña que empleó para enredar al amanic (ñandú), éste se le fue de las manos como por encanto. Nemec, herido en su amor propio, no consentía en regresar derrotado al tolderio y empezó una tenaz persecución; pero el amanic entre los senderos del monte huía. Detrás Nemec, afanoso, incansable [...]

Por fin llegaron al horizonte y el amanic en vez de precipitarse al vacío se elevó al Ipiquem (cielo, lo de arriba). El indio, desfigurado, vencido, rendido, lo contempló en su raudo vuelo hacia las estrellas donde quedó convertido en constelación radiante de esplendor.

(De "El cielo en la mitología americana", F. Molina-Tellez, Emece, Buenos Aires, 1944).

PARA LOS INDIOS BORORÓ, EN BRESIL, LA CRUZ DEL SUR ESTABA UBICADA EN LA PATA DE UN GRAN ÑANDU.
PARA LOS INDIOS BORORÓ, EN BRESIL, LA CRUZ DEL SUR ESTABA UBICADA EN LA PATA DE UN GRAN ÑANDU.

Otra leyenda de gran belleza vinculada a la mitología de los indios mocovies es relatada por Félix Molina-Tellez (ver recuadro). Julius Staal señala, sin embargo, que el ñandú mocoví no está totalmente fuera de peligro: según la leyenda, el puntero y varías estrellas cercanas representan dos perros amenazadores.

Lecturas Sugeridas

LEHMANN-NITSCHE, R, Anales del Instituto Popular de Conferencias, Buenos Aires, 1920.

STALL, J, The Patterns in the Sky, McDonald and Woodward, 1988.

Néstor Camino

Néstor Camino

Departamento de Física Universidad Nacional de la Patagonia
Artículo anteriorCarta de Lectores
Artículo siguienteLos Chicos y la Ciencia
Ciencia Hoy
Ciencia Hoy