Inicio SECCIONES Armas e inseguridad

Armas e inseguridad

La inseguridad en la Argentina, abre el debate sobre distintos temas como ser la baja de la edad de imputabilidad, la ampliación de las penas o el control en la tenencia de armas. Los recurrentes episodios de violencia en los Estados Unidos pone de manifiesto la complejidad de este último tema.
Los defensores del control sobre la tenencia sostienen que el mayor número y el fácil acceso a las armas aumenta la cantidad de crímenes con ellas. Por otro lado, los detractores de esta postura argumentan que el fácil acceso disminuye la violencia ya que es menos probable que potenciales asaltantes comentan un crimen sabiendo que los ciudadanos están armados.

Un grupo de científicos desarrolló un modelo matemático para resolver este dilema. Para ello tomaron en cuenta que hay una relación positiva entre el numero de personas que tiene armas y el numero de delitos cometidos con ellas. Esto es cierto ya que si no hubiese armas, no habría crímenes con ellas. Por otro lado, proponen una relación negativa entre el numero de armas y el numero de crímenes. Como no todas están en manos de criminales, hay menos situaciones violentas dado que la victima puede estar armada. Esto plantea dos escenarios extremos posibles: nadie tiene armas con lo cual nadie puede atacar; o por el contrario todos tienen una, con lo cual nadie esta dispuesto a atacar.

Entre estas dos situaciones se encuentran las sociedades hoy en día según el control de los gobiernos sobre la tenencia. El modelo plantea algunos supuestos y utiliza datos y legislación de los Estados Unidos, concluyendo que hay más inseguridad cuanto más armas hay. Se plantean también variables y parámetros a tener en cuenta a la hora de diseñar investigaciones sociales y legislar sobre la tenencia de armas.

Más información en: Dependence of the firearm-related homicide rate on gun availability: a mathematical analysis.
Dominik Wodarz and Natalia L. Komarova, PLoS ONE 8, e71606 (2013).


Artículo anteriorPoder mental
Artículo siguienteTres genes con historia