Inicio Volumen 30 Número 175 Entre pirámides y obeliscos demográficos

Entre pirámides y obeliscos demográficos

El interés por la composición por edad y sexo de las poblaciones se remonta a los inicios de la demografía, con las clásicas observaciones del inglés John Graunt (1620-1674) sobre los certificados de muertes de la ciudad de Londres. El análisis comparado de la población por sexo y edad, sin embargo, tuvo que esperar hasta la segunda mitad del siglo XIX, cuando varios países europeos levantaron censos modernos. Aquellos censos revelaron, además de las diferencias entre países, un cambio etario novedoso: disminuía la proporción de niños y aumentaba la de ancianos. En una Europa convulsionada por guerras y epidemias, y temerosa de la despoblación, las evidencias del cambio etario alimentaron las preocupaciones por el futuro de las naciones.

¿DE QUÉ SE TRATA?
Del envejecimiento demográfico y de las críticas y alternativas al enfoque convencional.

Estudiosos de la dinámica de las poblaciones, sobre todo el norteamericano Alfred Lotka (1880-1949), lograron en la primera mitad del siglo XX dar solidez teórica a las relaciones entre mortalidad, fecundidad y composición por edad. Paralelamente la demografía, que se consolidaba como disciplina científica, acuñaba la expresión ‘envejecimiento demográfico’ para nombrar a este cambio etario y se preguntaba qué efectos podría tener en...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

MA en Demografía, Universidad de Pensilvania. Analista en demografía del CELADE. Investigador emérito del Centro de Estudios de Población (CENEP).