Inicio Volumen 9 Número 53 La vida en sociedad de los primates: Costos y beneficios

La vida en sociedad de los primates: Costos y beneficios

Los diferentes tipos de sociedades en que viven los primates son resultados de procesos evolutivos asociados con factores ecológicos y sociales. Vivir en un grupo social no solo brinda beneficios sino que también impone costos.

vida

Los hombres han mostrado interés por los primates no humanos desde tiempos inmemoriales y los han venerado, como lo atestiguan los numerosos mitos y los registros históricos y prehistóricos de diversas culturas. Con el advenimiento de la teoría de la evolución darwiniana y el establecimiento de la idea de que todos los seres vivos tienen un ancestro en común, este interés ha crecido, ya que los primates no humanos pasaron a ser el grupo biológico con mayor potencial para brindarnos información sobre el origen de nuestra especie y explicar nuestro comportamiento social.

Hembra adulta de mono caí, Cebus Apella, comiendo frutos de Hovenia dulcis en el Parque Nacional Iguazú, Argentina.  Foto: Mario Di Bitetti.
Hembra adulta de mono caí, Cebus Apella, comiendo frutos de Hovenia dulcis en el Parque Nacional Iguazú, Argentina.
Foto: Mario Di Bitetti.

El aporte que los primates no humanos pueden hacer a la comprensión del comportamiento humano es evidenciado por la diversidad de líneas de investigación que se han desarrollado con primates desde perspectivas que involucran directamente el estudio del hombre. Campos como los de la antropología, la psicología experimental y la lingüística se fusionan con la ecología, la etología y la biología evolutiva para encontrar respuestas al origen del comportamiento humano. Podemos obtener registros paleontológicos de nuestros ancestros y conocer sus dimensiones, su forma de locomoción, su dentición (y por lo tanto inferir su dieta) y su tamaño cerebral. Podemos también reconstruir los paleoambientes donde vivían, pero poca es la información que los fósiles nos dejan sobre su comportamiento social. Sin embargo, los estudios comparativos con especies pertenecientes a nuestro mismo grupo filogenético, el orden de los Primates, pueden brindarnos alguna respuesta sobre el origen de nuestro comportamiento. Algunas de las preguntas que más han intrigado a los primatólogos tienen que ver con el origen mismo de la vida en sociedad. ¿Por qué los primates diurnos viven en grupos sociales estables y complejos? Aunque quizá este interrogante nunca pueda ser respondido con certeza, la respuesta a las siguientes dos preguntas nos pueden dar alguna pista. ¿Cuáles son los beneficios y los costos de la vida en sociedad? ¿Cómo afectan las presiones ecológicas (por ejemplo la depredación, la competencia por el alimento o la presencia de parásitos) la estructura social de distintas especies de primates? Estas preguntas han dominado la escena en los estudios primatológicos desde hace un par de décadas y son aún campo fértil de estudio.

Mario S. Di Bitetti

Ciencia Hoy
Ciencia Hoy