Inicio Volumen 29 Número 171 Los invertebrados fósiles y la escala geológica

Los invertebrados fósiles y la escala geológica

El estudio de los diferentes grupos de invertebrados fósiles resulta de importancia para el conocimiento de su morfología, sistemática, evolución, ecología y distribución geográfica. A partir de los estudios hechos por Amanz Gressly (1814-1865) en los montes Jura, en los Alpes, se comprobó que hay invertebrados que pueden ser usados para inferir el ambiente en el que se depositaron los sedimentos que los contienen y para determinar junto con estos las variaciones ambientales sufridas por ambos.
La distribución geográfica de los invertebrados fósiles, especialmente en ambientes marinos, permitió delimitar regiones paleobiogeográficas, caracterizadas por variados conjuntos de especies, y contribuir así a establecer reconstrucciones paleogeográficas y conexiones oceánicas diferentes de las actuales. Su registro también ayudó a documentar la existencia de extinciones masivas, las de mayor importancia acaecidas a fines del Ordovícico (444Ma), del Devónico (359Ma), del Pérmico (252Ma), del Triásico (201Ma) y del Cretácico (66Ma).

¿DE QUÉ SE TRATA?
La importancia de los invertebrados fósiles en la construcción de la tabla estratigráfica o geocronológica.

Por otra parte, la evolución relativamente rápida de los invertebrados, su adecuada preservación y su abundancia los hizo sumamente útiles para la delimitación temporal de las rocas que constituyen la corteza terrestre. Sin estos...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Alberto C Riccardi
Doctor en ciencias naturales, UNLP. Investigador superior del Conicet en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo, UNLP. Jefe de la división de Paleozoología de invertebrados del Museo de La Plata.