Inicio Volumen 30 Número 175 Sonic Hedgehog y el origen de las formas biológicas

Sonic Hedgehog y el origen de las formas biológicas

Morfogénesis: el origen de las formas
Sonic Hedgehog es una de las proteínas más importantes de la morfogénesis en el reino animal y toma su nombre de un popular erizo, protagonista de la serie de videojuegos de Sega Sonic The Hedgehog. El gen que codifica esta proteína fue descubierto por Christiane Nüsslein-Volhard y Eric Wieschaus en lo que se conoce como el ‘screening de Heidelberg’ y publicado en 1980 en la revista Nature. Este trabajo identificaba, en la mosca de la fruta, los genes cuyas mutaciones afectaban el número de segmentos y la polaridad de los embriones. La pérdida de función de Sonic Hedgehog ocasiona el reordenamiento de estructuras de su cutícula en forma de pequeñas ‘espinas’ (dentículos) hacia la zona media de su dorso, asemejándose a la cresta que posee el personaje del dibujo animado. Este hecho histórico le dio el nombre a la familia génica Hedgehog.
En animales vertebrados los Hedgehog forman una familia compuesta por tres genes que codifican tres proteínas: Sonic, Desert e Indian, que juntos son responsables de dar origen a numerosos órganos y extremidades. Así Nüsslein-Volhard y Wieschaus ganaron el premio Nobel en 1995 por contribuir con una respuesta a una de las preguntas más fundamentales...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Doctora en ciencias, Instituto de Física, Universidad de San Pablo (USP). Investigadora adjunta del Conicet en el INIFTA, UNLP.
Doctora en ciencias exactas, UNLP. Jefe de trabajos prácticos, Departamento de Física, Facultad de Ciencias Exactas, UNLP. Investigadora adjunta del Conicet en el INIFTA, UNLP.
Doctor en física, UNLP. Profesor adjunto, UNSAM. Investigador independiente del Conicet en el CREG, UNLP.