Inicio Volumen 29 Número 172 La mosca de la fruta y las drogas

La mosca de la fruta y las drogas

Existe una minúscula mosca cuyo tamaño es de unos 3mm, que no zumba pero muchas veces danza veloz y en silencio debajo de nuestras narices, que por lo general procuramos eliminar cuando advertimos que ronda la canasta de la fruta o restos de vino en el fondo de un vaso, y que es una molestia impertinente en nuestras casas. Es inofensiva para los seres humanos y no transmite enfermedades a animales o plantas. Se llama la mosca del vinagre o de la fruta (Drosophila melanogaster).

¿DE QUÉ SE TRATA?
Efectos que produce la exposición a sustancias como el alcohol, el tabaco, la marihuana, la cafeína y otras en la mosca de la fruta.

De los términos griegos que forman su nombre científico, el del género alude a su afición por lugares húmedos y el de la especie, a su abdomen negro. Entre los primeros estudios científicos que recurrieron al pequeño díptero como modelo están los del genetista estadounidense Thomas Hunt Morgan (1866-1945), que identificó mutaciones causantes de cambios en el color de ojos de las moscas. Sobre la base de esas investigaciones concluyó que ciertos caracteres, como dicho color de ojos, se heredan según un patrón ligado...

¿Desea continuar leyendo el articulo?

Suscríbase haciendo click en el siguiente botón:

Paola Ferrero
Doctora en ciencias naturales, UNLP. Investigadora adjunta en el Centro de Investigaciones Cardiovasculares, Conicet-UNLP. Profesora asociada, Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires.