Inicio SECCIONES 1-Grageas Linfocitos a control remoto

Linfocitos a control remoto

Versión disponible en PDF.

En los últimos años, ha existido una creciente esperanza en el uso de células modificadas genéticamente como agentes terapéuticos, en especial para enfermedades como diabetes y cáncer. En este último, muchos esfuerzos se han focalizado en las inmunoterapias, que se basan en utilizar las armas del sistema inmune para reconocer a las células cancerígenas como ‘extrañas’ y eliminarlas.

Una de estas estrategias consiste en extraer de la sangre del paciente un tipo de célula inmune, los linfocitos T, y modificarlo genéticamente de manera tal de que posea en su superficie sensores específicos (llamados CARs). Los CARs son receptores que se unen específicamente a moléculas que se encuentran mayoritariamente en el tumor. Así, una vez que se reinsertan en la sangre estos linfocitos T modificados, pueden encontrar al tumor y activarse, desarrollando respuestas para eliminarlo.

Esta práctica ya demostró eficacia en estudios clínicos de fase I, especialmente contra leucemias. Sin embargo, los efectos secundarios pueden ser muy serios, relacionados tanto con efectos tóxicos cuando algún tejido sano presenta esa misma molécula blanco, como con respuestas inflamatorias excesivas.

En este sentido, se dio a conocer recientemente un novedoso desarrollo que podría ayudar a atenuar estos efectos adversos. Este sistema se basa en una modificación adicional en estas células T que les permite llegar y contactarse con las células tumorales, como en la estrategia convencional, pero no pone en marcha ningún mecanismo de eliminación, a menos que se administre una droga especial que las activa.

De esta forma mostraron, con videos muy ilustrativos, que solo cuando esta sustancia llega a las células modificadas se convierten a un estado on, y cuando la droga ya no está presente se revierten a su posición off. Sin dudas, este control remoto ayudará a regular los efectos secundarios de las terapias actuales.

Más información en http://www.sciencemag.org/content/early/2015/09/23/science.aab4077.abstract

Joaquín M Pellegrini

Joaquín M Pellegrini

Ciencia Hoy
Ciencia Hoy